Los datos contradicen a UPN y PSN

Solo el 3,5% de puestos del Ayuntamiento requiere el euskera

Los datos contradicen la afirmación de UPN y PSN de que se favorece la contratación de la población vascoparlante

Kepa García - Martes, 28 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Fachada del Ayuntamiento de Pamplona.

Fachada del Ayuntamiento de Pamplona. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

Fachada del Ayuntamiento de Pamplona.

“Hubo líderes de UPN que llevaron a sus hijos a las ikastolas;ahora les echarían y les quitarían el carné por hacerlo” - “Los datos les desmienten, pero resulta claro que van a usar el euskera para dividir y enfrentar”

pamplona- El Ayuntamiento de Pamplona reiteró ayer su compromiso con la Carta Europea de las Lenguas Minoritarias y abogó por dar pasos hacia la normalización. Frente a la “imposición” y “fractura” que regionalistas y socialistas atribuyen al equipo de Gobierno con respecto a su política lingüística, la edil de Economía Local Sostenible, Patricia Perales, indicó que solo en 56 de los 1.600 puestos de trabajo del Ayuntamiento se exige el conocimiento del euskera, lo que supone el 3,5% de los casos. De las 56 plazas, 21 son para auxiliares de mantenimiento en los centros escolares con el modelo D.

Quiso así desautorizar las acusaciones de los grupos de la oposición hacia un supuesto trato de favor en el empleo hacia los vascoparlantes. Fue durante el debate generado ayer en la comisión de Presidencia tras una iniciativa de los regionalistas sobre el decreto que prepara el Gobierno foral para regular el uso de las lenguas propias de Navarra en la Administración.

La declaración puso de manifiesto las profundas discrepancias que mantienen sobre la cuestión las formaciones del equipo de Gobierno con la oposición, aunque a diferencia de lo ocurrido últimamente, el debate se mantuvo en los márgenes de corrección exigibles.

Tras aludir a la brecha abierta durante años en la materia por culpa de la gestión de UPN, Perales recordó cómo fue ignorada durante años la recomendación comunitaria para proteger las lenguas minoritarias del espacio europeo, por ejemplo con medidas para el acceso a los puestos de trabajo de la administración.

debate en comisiónAunque la situación ha mejorado -en las áreas municipales se ha pasado de disponer de un técnico con conocimiento de euskera a contar con dos- la concejala de EH Bildu señaló que sigue muy lejos de lo que plantea la Carta Europea de las Lenguas Minoritarias. “Si cuando hablan de imposición se refieren a las 60 plazas del Ayuntamiento donde se exige un perfil lingüístico es que quieren dividir y enfrentar a la sociedad con este tema. Sean un poco más razonables”, comentó Perales.

Para la portavoz de UPN Ana Elizalde, el problema surge por crear unas “necesidades que no existen”, ya que según consideró “Navarra no es una comunidad bilingüe, por mucho que se empeñen”. De ahí que descalificara en términos muy contundentes el borrador sobre el que trabaja el Gobierno foral y aventurara una reacción social en contra de su contenido.

En parecidos términos se expresó la portavoz del PSN Maite Esporrín, que calificó de “injusto y aberrante” el futuro decreto. En su opinión, supone una discriminación para el 87% de la población que no sabe euskera, llegando incluso a relacionar el seguimiento cada vez mayor del modelo D con la idea de las familias de que en el futuro el euskera tendrá más importancia a la hora de lograr un puesto de trabajo.

Iñaki Cabasés (Geroa Bai) se lamentó del posicionamiento tan visceral de UPN y PSN en contra de una de las dos lenguas de los navarros, mientras que Alberto Labarga (Aranzadi) comentó que la fractura de la que hablan los grupos de la oposición se originó al decretar la zonificación lingüística de Navarra.

Edurne Eguino (I-E), en la misma línea, echó de menos una actitud más conciliadora de UPN, recordando que hubo líderes regionalistas que no tenían tanta fobia al euskera. “Hubo líderes de su partido que llevaban a sus hijos a las ikastolas, ahora les echarían y les quitarían el carné por hacerlo”.

La declaración de UPN fue derrotada por 6 votos a 5.