Editorial de diario de noticias

Invertir en futuro

La apuesta por la I+D+i para recuperar un modelo económico y de empleo que le sitúe en un lugar próximo a los países en cabeza del desarrollo humano y la cohesión social es un camino que dibuja un horizonte de rendimientos positivos

Miércoles, 29 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:06h

el Gobierno de Navarra presenta la convocatoria de ayudas para proyectos de I+D realizados por empresas con centros tecnológicos y organismos de investigación en la Comunidad Foral, por un importe de 12 millones de euros, para un periodo de tres años (2017-2019). Un paso más -hace poco el Gobierno de Navarra aprobó también incentivar la inversión privada en I+D+i vía deducciones fiscales- en la apuesta política y presupuestaria por recuperar un modelo de crecimiento del empleo y de la economía similar al de los países en cabeza del desarrollo social y humano en la UE tras los recortes presupuestarios derivados de la crisis. El objetivo es alcanzar el escalón de países como Alemania, Austria y los siempre ponderados ejemplos de Escandinavia. Más aún cuando el modelo navarro de crecimiento ha venido basándose en sectores menos estacionales en su actividad que en otros lugares del Estado y la estructura empresarial que aporta riqueza al territorio tiene un componente industrial importante. Este sector es especialmente sensible y se muestra claramente comprometido con la I+D+i para hacerle competente en los mercados internacionales. Y frente a ese modelo de afrontar la crisis, hemos asistido a apuestas -ahora precisamente que se cumplen cinco años de la última reforma laboral que recortó más derechos sociales y laborales- que potencian el abaratamiento de costes y el empleo de escasa formación y menos derechos. Una auditoría realizada por expertos de la Comisión Europea a las estrategias y dotaciones económicas del Estado español en Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i) ofrece conclusiones significativas que hablan de la baja calidad de la misma y de la necesaria dotación de recursos adicionales. Esta apuesta por un rediseño de la estructura socioeconómica del futuro implica abandonar modelos y hábitos estancados en sectores de valor añadido bajo y exige, por el contrario, creer en las posibilidades de regeneración social y económica basándose en la formación y la investigación. La apuesta por destinar recursos públicos a incentivar ese escenario y por aplicar medidas fiscales que lo refuercen en el ámbito de las empresas son mecanismos que han demostrado su capacidad de propiciar rendimientos positivos. Sin embargo, hay una recomendación adicional que debe acompañar el esfuerzo: la eficiencia. No basta con dedicar recursos, sino que es preciso un control de calidad de los resultados de ese esfuerzo con análisis de calidad y de rendimiento.

Más sobre Editorial

ir a Editorial »