Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El Consejo de Navarra ve constitucional derogar la Ley de Símbolos

El máximo órgano consultivo de la Comunidad Foral echa por tierra la principal tesis de la oposición y determina que, desde un punto de vista “objetivo, técnico y jurídico”, nada impide “la derogación de la ley”

Andoni Irisarri / Oskar Montero - Miércoles, 29 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Asun Nieto, del área jurídica de la FNMC;Berta Enrique, secretaria general;y Pablo Azcona, presidente de la entidad.

Asun Nieto, del área jurídica de la FNMC;Berta Enrique, secretaria general;y Pablo Azcona, presidente de la entidad. (Oskar Montero)

Galería Noticia

Asun Nieto, del área jurídica de la FNMC;Berta Enrique, secretaria general;y Pablo Azcona, presidente de la entidad.

pamplona- A 24 horas de que se tramite en el Parlamento de Navarra la proposición para derogar la sancionadora Ley de Símbolos, el Consejo de Navarra ha tirado por tierra el último recurso al que se agarraba la oposición para entorpecer el proceso: la posibilidad de que la iniciativa fuese inconstitucional. Pues bien, en un dictamen conocido ayer por la tarde, el máximo órgano consultivo de la Comunidad Foral constata que, “desde el plano constitucional, nada impide la derogación de la ley”. Para ello, el Consejo de Navarra se apoya en que “el juicio de oportunidad y conveniencia que se solicita al órgano” debe realizarse “desde un punto de vista objetivo y técnico jurídico”, prescindiendo de cuestiones de “mera opinión o políticas y sin interferir en las competencias del Gobierno y del Parlamento”.

El pronunciamiento del Consejo viene a cortar de raíz el discurso alimentado desde la oposición y especialmente por el PPN, cuya portavoz, Ana Beltrán, había solicitado expresamente el pronunciamiento del Consejo de Navarra en febrero, además de otras tantas preguntas en el Parlamento e incluso la comparecencia de Barkos.

“incertidumbre jurídica”No obstante, el órgano considera que al dejar sin efecto las cláusulas sancionadoras sobre los símbolos, se puede incurrir en una situación de “incertidumbre jurídica”, aunque esto no afectaría a los símbolos propios de Navarra ya establecidos por el Amejoramiento del Fuero. Incluso es significativo que ni en el propio Consejo haya habido unanimidad para determinar si la derogación la ley convalida la utilización en los edificios institucionales o ayuntamientos de otros símbolos.

De hecho, la consejera secretaria del Consejo, Socorro Sotés, emitió un voto particular por el que considera que la derogación de la ley “sí facultaría a las entidades locales a exhibir otras banderas además de las oficiales”, de conformidad con lo dispuesto en “la Ley Foral de la Administración Local de Navarra y la Carta Europea de Autonomía Local”, siendo por lo tanto “conveniente y oportuna la proposición de ley foral por la que se deroga la Ley de Símbolos”.

Además, Sotés recuerda que “es posible la exhibición de banderas de otra comunidad autónoma en los edificios públicos de la Comunidad Foral de Navarra, a pesar de ser el símbolo de la Comunidad Autónoma Vasca, siempre y cuando esta comunidad autónoma lo permita, lo que se deduce del propio texto, que no da lugar a otra conclusión en virtud de lo dispuesto en el artículo 3º.1 del Código Civil, siempre y cuando esté acompañada de la oficial de Navarra y de España en lugar preeminente, y respaldada por una ley foral que lo refrende”.

El dictamen se conoció a la misma hora en la que Pablo Azcona, presidente de la Federación Navarra de Municipios y Concejos, comenzaba su comparecencia en el Parlamento, precisamente para hablar de la derogación de la Ley de Símbolos. Eso provocó que muy pocos portavoces de los grupos se pronunciasen en el momento. Uno de ellos fue Unai Hualde, de Geroa Bai, quien a la vista de la principal conclusión enmarcó la actitud de UPN y PPN en un intento de “obstruir” el proceso. Así, consideró que la derogación no es sino “un primer paso” de cara a concebir una ley “más integradora y plural” y pidió a regionalistas y populares que dejen de tratar a los municipios como “menores de edad” y que aparquen las lógicas antiguas por las que “sólo hay una forma de ser navarro, la que ellos quieran”.

UPN, por el contrario, reaccionaba casi dos horas después y a través de un comunicado en el que su presidente, Javier Esparza, volvía a utilizar su léxico más bronco al calificar la decisión del Consejo como “un revés al sectarismo político, al interés partidista y a los postulados ideológicos del nacionalismo vasco”. El dirigente regionalista, quien paradójicamente mantuvo la ikurriña en el balcón consistorial y en el salón de plenos de Aoiz mientras él fue concejal y alcalde de la localidad, se alegró ayer porque “así se impedirá que la ikurriña ondee en las instituciones forales”. Inma Jurío (PSN), también en la comisión, señaló la gravedad de que Navarra pueda quedar “en un vacío legal”.

Pero la reacción más llamativa fue la de Ana Beltrán (PPN), principal valedora de la inconstitucionalidad de la derogación y ayer, al ver que el Consejo tiraba por tierra sus fallidas predicciones, optaba por guardar silencio. A través de una nota, la recién elegida presidenta del Partido Popular de Navarra se limitaba a mantener las tesis esbozadas por los socialistas y denunció la situación de “incertidumbre en la que quedarían los ayuntamientos”.