El Conservatorio Profesional reivindica la importancia de las Escuelas de Música

|

Ana Oliveira Lizarribar Unai Beroiz - Jueves, 30 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:10h

De pie, de i a d: José Ramón García (Orreaga), Asier Arbeloa (Sarriguren), Pilar Encabo (gerente Ciudad de la Música), Carlos Etxeberria (director del Conservatorio Profesional, CPM), Javier Los Arcos (Jefe de Estudios adjunto para las EEMM), Ana Sarobe (

De pie, de i a d: José Ramón García (Orreaga), Asier Arbeloa (Sarriguren), Pilar Encabo (gerente Ciudad de la Música), Carlos Etxeberria (director del Conservatorio Profesional, CPM), Javier Los Arcos (Jefe de Estudios adjunto para las EEMM), Ana Sarobe (Cendea de Olza y Orkoien), Rubén Velasco (secretario CPM), Roberto Casado, (jefe de estudios CPM), Susana Vélaz (Lino Otano, Aranguren, y presidenta Asemna). Sentadas, Berta San Román (Ansoáin) y Arantxa Ezkurra (Hilarión Eslava, Burlada/Villava).

Galería Noticia

De pie, de i a d: José Ramón García (Orreaga), Asier Arbeloa (Sarriguren), Pilar Encabo (gerente Ciudad de la Música), Carlos Etxeberria (director del Conservatorio Profesional, CPM), Javier Los Arcos (Jefe de Estudios adjunto para las EEMM), Ana Sarobe (

pamplona- El Conservatorio Profesional de Música de Navarra Pablo Sarasate (CPM) quiere reinvindicar la importancia de las Escuelas de Música de Navarra, “que son las que nos nutren”, con una semana de puertas abiertas a toda la ciudadanía en general y en particular a estos centros, que participarán con diversas actividades y sus alumnas/os tendrán ocasión de conocer el edificio en el que, si así lo desean, continuarán su educación musical. Será entre el 3 y el 7 de abril en distintos espacios del inmueble situado en la Ciudad de la Música de Pamplona (paseo Antonio Pérez Goyena, 1).

El equipo directivo del CPM, que se estrena este curso y que encabeza Carlos Etxeberria como director, presentó ayer esta acción con la que pretende crear un cauce de comunicación estable con las escuelas, ya que hasta la fecha existía cierta distancia y “frialdad” entre ambos ciclos de la enseñanza musical (las escuelas imparten el nivel Elemental y el Pablo Sarasate, el Grado Medio). “El Conservatorio no tiene sentido sin una buena base musical;esta actividad es el inicio de un camino que queremos andar juntos”, explicó Javier Los Arcos, jefe de estudios adjunto para las Escuelas de Música (EEMM) del CPM. En ese sentido, el programa estará protagonizado por distintas agrupaciones y solistas de las Escuelas de Música, que cada tarde ofrecerán distintas sesiones en las que mostrarán el trabajo que realizan todos los días en sus respectivas sedes. A la vez, “los profesores del Conservatorio están avisados y cualquier alumno de las escuelas que lo desee puede contactar con ellos y recibir una clase especializada” o una orientación de cara a las pruebas de acceso que se celebran durante la primera semana de junio. De este modo, “Conservatorio y escuelas compartirán actividad durante unos días y los estudiantes que el curso que viene quieran venir aquí conocerán las instalaciones y al profesorado antes de esas pruebas”, agregó Los Arcos, que insistió en que con esta iniciativa “buscamos la mejor formación para los alumnos y la colaboración entre distintos centros”. Buen ejemplo de ello será el concierto que el viernes 7 de abril (17.00 horas) pondrá fin a la semana, en el que se darán cita los 40 componentes de la Banda de 1º del CPM y treinta jóvenes músicos procedentes de las escuelas, en un programa de viento.

una subvención inestableCarlos Etxeberria coincidió con Los Arcos y subrayó lo fundamentales que las Escuelas de Música son para el Conservatorio Profesional. “Son las que nos nutren de alumnos”, de ahí que sea necesario “reivindicar la situación en la que se encuentran”, marcada por “una falta de recursos que les impide desarrollarse” y que “se solucionaría si en lugar de depender del capítulo de subvenciones del departamento de Educación, pasarán a formar parte del presupuesto”, es decir, a tener una partida nominal propia. Susana Vélaz, profesora de la Escuela de Música Lino Otano del Valle de Aranguren y presidenta actual de la Asociación de Escuelas de Música de Navarra, Asemna -de la que forman 32 de las 50 que existen- compartió esa opinión. “Dependemos siempre de una subvención que puede desaparecer en cualquier momento y que en los últimos cinco años se ha reducido en un 20%;seguimos gracias a las familias que asumen la subida de las tasas y a las aportaciones de los ayuntamientos”, afirmó. Y añadió: “Somos la base de la enseñanza musical, pero no solo enseñamos música, sino que contribuimos al desarrollo integral de la persona”. Vélaz valoró muy positivamente la propuesta del Conservatorio Profesional, al igual que el vicepresidente de Asemna, José Ramón García, de la Escuela Orreaga, que agradeció la ayuda del Gobierno foral, aunque demandó que no siga bajando, porque “cuantos más alumnos tenemos, menos dinero recibimos”. Asimismo, contó que en septiembre de 2016 se reunieron con Enseñanzas Artísticas para pedir una partida propia, pero de momento no ha sido posible obtenerla.

música moderna, el curso próximoEl jefe de estudios del Conservatorio Profesional, Roberto Casado, defendió, además, que el departamento debería “involucrarse” en que las Escuelas de Música puedan impartir especialidades minoritarias que se están perdiendo, como el contrabajo, el arpa o el órgano, entre otras, y que sí tienen profesorado en el centro de Grado Medio. Y que este, a su vez, debería “adaptarse” a las “demandas que nos llegan de padres de alumnos de las escuelas de música” e incluir música moderna en su oferta formativa. En concreto, el departamento de Educación es favorable a que el próximo curso se implanten las asignaturas de guitarra y bajo eléctricos.

cambio de normativa y reflexiónA modo de reflexión general, Carlos Etxeberria comentó que tanto las Escuelas de Música como el CPM y el Conservatorio Superior deberían estar regidas por otra normativa diferente a la actual. “Es necesaria una reforma de las enseñanzas musicales en Navarra”, subrayó, con una “normativa propia”. Y es que, a día de hoy, el Pablo Sarasate se apoya en las normas de la Educación Secundaria, “y nosotros no funcionamos como un instituto”. “Nuestras circunstancias y estructura no tienen nada que ver y tampoco la procedencia de los alumnos”. A su juicio, “habría que hacer un análisis profundo de lo que tenemos y de lo que queremos tener”. Un análisis que implicaría a la Administración, “aunque somos el patito feo y el último escalón en el que se suelen fijar”, pero también a la comunidad musical, en la que, según comentó, “hay distintas ideas”. “Hay profesorado que no quiere que se toque nada porque afectaría a su situación personal, y otro que cree que debería realizarse una reforma”, admitió, y destacó que estamos en un momento de “reflexión” en la que también hay que hacer “autocrítica” para “reconocer las virtudes y defectos de todos”, tanto del funcionamiento de las Escuelas de Música, como del Conservatorio Profesional y del Conservatorio Superior y su viabilidad. “Las escuelas tienen entre 10.000 y 12.000 alumnos”, que, junto con los casi 600 del Grado Medio y los casi 400 del Superior, suman unas 13.000 personas que estudian música en la Comunidad Foral, una proporción muy relevante en el conjunto de Europa. “El impacto de estas enseñanzas, sin duda, es muy importante”, remarcó Carlos Etxeberria.

la programación

Lunes, 3 de abril. Escuela Joaquín Maya, a las 17.15 horas en la sala Julián Gayarre.

Martes, 4. Grupo de Metales del CPM, 16.00;Escuela Lino Otano, Valle de Aranguren, 18.00, sala Emilio Arrieta;Escuela de Ansoáin, 19.30, sala Julián Gayarre.

Miércoles, 5. Escuela Hilarión Eslava Burlada/Villava, 17.15 y 19.30, sala Emilio Arrieta;Sarriguren, 19.45, sala Julián Gayarre.

Jueves, 6. Escuela Orreaga (Valcarlos, Burguete, Valle de Arce, Valle de Erro, Valle de Esteribar y ayuntamientos de Berriplano e Iza), 19.30, sala Emilio Arrieta;Escuela Jesús García Leoz, Olite, 19.30, sala Julián Gayarre.

Conciertos didácticos. El martes y el miércoles, unos 700 alumnos de 1º y 2º de Primaria asistirán al cuento musical Xabiertxo Musuzikin.

Concierto final. El viernes 7, a las 17.00 horas, la Banda de 1º del CPM y alumnado de las Escuelas de Música actuará en el auditorio Fernando Remacha.