Luz verde a la reversión de servicios públicos en ansoáin

Se creará una empresa pública y se subrogará a los trabajadores de Sedena PSN y UPN votan en contra aludiendo a los riesgos de un proceso “de difícil retorno”

Mikel Bernués Unai Beroiz - Jueves, 30 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Leuza (Geroa Bai), Oroz, Sada y Ayesa (EH Bildu) levantan la mano en un pleno pasado.

Leuza (Geroa Bai), Oroz, Sada y Ayesa (EH Bildu) levantan la mano en un pleno pasado.

Galería Noticia

Leuza (Geroa Bai), Oroz, Sada y Ayesa (EH Bildu) levantan la mano en un pleno pasado.

ansoáin- Con presencia en el salón de plenos de varios trabajadores de Sedena interesados por la medida, las fuerzas del cambio en Ansoáin (EH Bildu, I-E/Ansoáin Puede y Geroa Bai) dieron ayer luz verde a la reversión de servicios públicos hasta ahora gestionados a través de Sedena. En concreto, la medida afecta a la asistencia de instalaciones deportivas respecto a limpieza, socorristas, control de accesos, cursos para adultos, tratamiento corporal, natación y monitor/a de gimnasio;gestión del teatro y apoyo técnico de actividades de calle;y limpieza de edificios y control de locales municipales.

El Ayuntamiento gestionará limpiezas y control de acceso de instalaciones asumiéndolos en la plantilla y creará una mercantil pública para los servicios de promoción del deporte, cultura, ocupación de tiempo libre y ocio, que afecta a monitores, socorristas, personal del teatro y actividades de calle, excluida la limpieza.

Junto a ese expediente, y con idéntico resultado en la votación (UPN y PSN en contra) se dio también el visto bueno a la subrogación del personal de Sedena, adjudicataria de los servicios mencionados, que deberá facilitar los datos de sus trabajadores al Ayuntamiento.

Ana Sada (EH Bildu) defendió las bondades de la medida fundamentando la postura de su grupo en un informe solicitado ad hoc y atendiendo a criterios sociales (por ejemplo 70.000 euros más a repartir entre los trabajadores), organizativos y económicos, con un ahorro estimado de 94.000 euros para el Consistorio.

voces contrariasNo estaban tan convencidos socialistas ni regionalistas. Arantxa Biurrun (PSN) no entendía “el objeto que se pretende alcanzar” para “un servicio que no es esencial”, y se preguntó si la calidad del servicio se va a mantener o si la medida tiene algún beneficio para los vecinos. “Los ahorros no repercuten en una reducción de tasas”, aseguró respecto a “los 156.000 euros de ahorro de IVA que va a dejar de percibir la Hacienda Foral”.

Se refirió además a las “fuertes rigideces estructurales” que supone “el aumento del 27% en la plantilla”. En definitiva, “un proceso de difícil retorno con riesgos de naturaleza muy diversa”, por lo que pidió ir poco a poco y empezar por servicios más pequeños para verificar si funcionan o no.

Y Arancha Arias (UPN) cuestionó que se cumpla la libre competencia y libre mercado “cuando uno es juez y parte”, dijo que el proyecto tiene “la envergadura suficiente como para discutirlo con más tiempo” y sobre la futura situación de los trabajadores anticipó que es “fácilmente contemplable un conflicto judicial”.

algunas cifrasPor su parte Patricia Abad (I-E/Ansoáin Puede) se hizo la misma pregunta que UPN y PSN, pero al revés: ¿por qué se decide externalizar servicios? Citó los 16 pliegos y cerca de 1,5 millones (un 18,5% del presupuesto) de gasto actual para gestionar servicios externamente, y aludió al lucro como razón de ser de las empresas privadas, bien a costa del servicio o de las condiciones laborales. Y Patxi Eulza (Geroa Bai) pidió que nadie se asuste con el tema y dijo que tan lícita era la apuesta política de gestión indirecta como la directa que ellos plantean. “Creemos que es la mejor”.

otros asuntos

Reformas colegio. Por unanimidad se aprobó una partida de 106.430 euros para obras en las rampas de acceso al colegio Ezkaba y adecuación del circuito de agua y duchas de los vestuarios del patio, ahora cerrados. Ambas reformas son susceptibles de recibir subvención del departamento de Educación.

Bandera republicana. El Pleno aprobó, con abstención del PSN y el voto en contra de UPN, una moción para que el 14 de abril la bandera republicana se cuelgue del balcón del Ayuntamiento.