condena al Ayuntamiento de Pamplona

Un informe jurídico fijará dónde se colocan las banderas y el retrato del monarca en el salón de plenos

El TSJN condena al Ayuntamiento de Pamplona por no colocar los símbolos en un lugar preferente, pero deja al criterio municipal determinar su ubicación

Jueves, 30 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Las banderas y el símbolo del monarca español fueron colocadas en este lugar en octubre de 2015.

Las banderas y el símbolo del monarca español fueron colocadas en este lugar en octubre de 2015. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

Las banderas y el símbolo del monarca español fueron colocadas en este lugar en octubre de 2015.

pamplona- El Ayuntamiento de Pamplona encargará a los servicios jurídicos municipales un informe que aclare dónde se deben colocar la imagen del rey y las banderas oficiales en el salón de plenos, tras hacerse pública la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) que condena al Consistorio por no colocarlos en un lugar preferente. Este informe evaluará lo que significa el fallo del TSJN en el sentido de que todos estos símbolos deben ser reubicados “en otro lugar preferente, pero sin que ello signifique que deban ser ubicados en el mismo lugar que anteriormente ocupaban, por ser competencia municipal el determinar dicho lugar”.

Según informó ayer el Ayuntamiento en un comunicado, la determinación de las opciones de ubicación que se ajusten a la definición que recoge la sentencia será el objeto del informe jurídico que se encargará ahora. Por tanto, serán los juristas municipales los que determinen cuáles son los lugares “preferentes” en los que pueden colocarse los símbolos oficiales en el salón de plenos.

La sentencia, ahora confirmada por el TSJN, deja al arbitrio de la corporación decidir la colocación de estos elementos, “siempre y cuando cumpla con el requisito legal de ser lugar preferente”.

nunca estuvieron detrásEl Ayuntamiento de Pamplona en su recurso invocaba que las banderas nunca habían estado detrás de la Presidencia, sino que “estaban colocadas en el lateral izquierdo, junto a un balcón, con poco espacio disponible, lo que impedía abrir las ventanas;que había error de derecho al no considerar que la ubicación frente a la Presidencia es un lugar de honor de igual relevancia;y que existía subjetividad por parte del juez sobre cuál es el lugar que debe considerarse preferente, dada la indefinición legal existente sobre la materia”.

La defensa de la autonomía municipal a la hora de decidir sobre estas cuestiones subyacía en el fondo argumental de los criterios planteados por el recurso del Ayuntamiento, ha añadido el Consistorio.

La sentencia, que admite recurso de casación, desestima el recurso de apelación interpuesto por el Ayuntamiento contra la sentencia del 22 de septiembre de 2016.

En la sentencia se señala que el juez, aplicando e interpretando “correctamente” la normativa que rige la materia, rebatió el argumento del Ayuntamiento y concluyó que el hecho de colocar las banderas y el retrato del rey en el salón de plenos no significa, por sí solo, que ya ocupen un lugar preferente.

Por el contrario, agrega, el Reglamento de Organización, Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Entidades Locales obliga a que el retrato ocupe un lugar preferente dentro del salón de sesiones.

“Evidentemente”, afirma el TSJN, el lugar elegido por la actual corporación local, “al fondo de la sala, de espaldas al público y en la esquina coincidente con el lateral en que se encuentra la puerta de acceso”, no puede calificarse de “preferente”.

Para el TSJN, el hecho de que la normativa no describa cuál es ese lugar “preferente” dentro de la sala “no implica ninguna apreciación subjetiva por parte del juzgador”.

Por ello, destaca el tribunal, el juez, teniendo en cuenta la configuración de la sala, “puede entrar a valorar si esa ubicación cumple el requisito exigido”, aunque “otra cosa es que, respetando la autonomía local, no obligue y condene al Ayuntamiento a colocar las banderas y el retrato oficial en un lugar concreto”.

El fallo condena también al Ayuntamiento al pago de las costas procesales, que ascienden a 2.000 euros.

UPn pide que no se recurraEl portavoz del grupo municipal de UPN, Enrique Maya, exigió a Asiron que “acepte de una vez que incumplió la ley al querer esconder las banderas oficiales y el retrato de el rey del salón de plenos por su obsesión antiespañola” y le ha pedido que renuncie a recurrir la sentencia.

Por su parte, la presidenta de la Junta Local del PPN, Elena Samaniego, recordó que desde el principio fueron críticos con esta decisión del equipo de Gobierno “no sólo porque contraviene las normas, sino por el modo en que se llevó a cabo”. - D.N.