Música

La fiesta del rock en euskera

Por Javier Escorzo - Viernes, 31 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:10h

CONCIERTO DE ALTXATU &ETSAIAK EROAK &ANESTESIA

Fecha: 25/03/2017. Lugar: Sala Zentral. Incidencias: Muy buena entrada, con público diverso y muy implicado.

La del pasado sábado era una fecha marcada en rojo para todos los amantes del rock en euskera. En la sala Zentral se dieron cita tres grupos que, compartiendo el común denominador del idioma y el gusto por los sonidos más duros, abarcaban una gran variedad estilística, como se reflejó en la cantidad de público que acabó llenando la sala. La primera banda en actuar fue Altxatu;el trío procedente de Lumbier sorprende por su juventud, por la gran cantidad de influencias que aglutina y por la excelente manera en que las procesa, consiguiendo un sonido que remite a muchas cosas pero que, por otro lado, suena a ellos mismos. Presentaban su tercer trabajo, Hegalen Indarraz Aitzina, un compendio de punk rock a base de guitarra, bajo y batería. La sala todavía no estaba llena, pero el público que pudo presenciar su actuación la disfrutó, con temas como Errugabe, Hipokresia o Iruñea. También contaron con la colaboración de Gorka, de Leihotikan, que subió a cantar Ez duo nahi. Y tras una banda a la que todavía le queda mucho futuro por delante, salieron dos grupos que ya vivieron su esplendor tiempo atrás. Tras una pequeña pausa y con bastante más público, le tocó el turno a Etsaiak Eroak. La banda, surgida de las cenizas de Etsaiak y resucitada por su cantante, Aitor Ibarra Auo, ofreció un concierto basado en su nuevo álbum, Naufragoak. No faltó la canción que da título al disco, en la que homenajean al punk y a figuras como Evaristo, de La Polla Records, a RIP y a Eskorbuto, a quienes citan en la letra. También recuperaron temas de su primera época, que fueron muy bien recibidos y coreados por el público. Como dijo Auo, “recordáis las canciones mejor que nosotros”. El sonido de la banda fue aplastante, con dos guitarras, bajo, batería y, en algunas canciones, un enorme timbal. Auo demostró conservar una gran forma física, ya que durante toda la actuación no paró ni un solo momento, corriendo de un lado a otro del escenario e incluso tirándose encima del público en una ocasión. Terminaron su concierto con la ayuda de una trikitixalari de Goizueta, con la que interpretaron una electrificada y muy veloz versión del Lepoan hartu ta segi aurrera. El último grupo en actuar fue Anestesia, que también está viviendo una segunda juventud después un largo parón. El cuarteto regresó a la actividad musical en 2015 con Zirkulutik espiralera, y en Pamplona demostraron que su música, una mezcla de trash metal y hardcore oscuro, sigue contando con muchos y muy fieles seguidores. Así pudo comprobarse en las primeras filas del Zentral, que cambiaron los pogos de Etsaiak Eroak por los acompasados movimientos de cabeza y las melenas al viento, siguiendo los cánones propios del heavy metal. Y no solo las primeras filas, sino toda la sala, bailó y cantó temas como Eutanafrika, Kontraesanak o Erantzun. Fue un final rotundo para la fiesta que celebró el pasado, el presente y el pasado del rock en euskera.