Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La pobreza severa aumentó en 11.000 personas durante la gestión de la crisis de UPN

Los más afectados son los menores de 16 años, las mujeres y las personas con nacionalidad extranjera

El Gobierno prevé que en el 2015 el riesgo de pobreza descienda un 20,6%

Leticia de las Heras Patxi Cascante - Viernes, 31 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Las personas de nacionalidad extranjeras sufrieron con especial crudeza la crisis.

Las personas de nacionalidad extranjeras sufrieron con especial crudeza la crisis.

Galería Noticia

Las personas de nacionalidad extranjeras sufrieron con especial crudeza la crisis.

Pamplona- La situación de pobreza severa aumentó en 11.000 personas durante la época en al que UPN gestionó la crisis, pasándose de los 51.000 casos del 2008 (que representan al 21,1% de la población) a los 62.000 del año 2014 (un 27,4%). Así se desprende de un estudio elaborado por el Observatorio de la Realidad Social, en el que se revela una situación especialmente precaria entre las mujeres, los niños y las personas con nacionalidad extranjera.

El informe revela que el tramo de personas menores de 16 años es el que sufrió con mayor rigor los efectos de la crisis, siendo el tramo de edad que asume mayores tasas de pobreza. El riesgo de pobreza infantil se estableció en el 2015 en el 16%, una cifra muy similar a la de comienzos de la crisis. Sí se intensificó en cambio el riesgo de pobreza en este tramo de edad, en el que más de un tercio se encontraban en 2014 en esta situación. El director del Observatorio, Antidio Martínez de Lizarrondo calificó esta situación como “alarmante”, subrayando que está demostrado que “la desigualdad en la infancia condiciona las oportunidades vitales que esos menores tendrán a lo largo de sus vidas”. Martínez de Lizarrondo señaló a este respecto que “los niveles de pobreza infantil y juvenil serían mayores si no fuera por la convivencia entre generaciones en el hogar familiar, que se produce hasta edades avanzadas”.

El documento recoge que las mujeres tienen tenían un mayor riesgo de pobreza, una desigualdad que se muestra en todos los grupos de edad, especialmente en las personas de más de 65 años, tramo en el que la diferencia entre hombres y mujeres es mayor. Esta feminización de la pobreza fue especialmente destacable, por un lado, entre las mujeres viudas, especialmente aquellas mayores de 65 años que no habían trabajado fuera del hogar, así como en el caso de mujeres viudas jóvenes cuya incorporación al trabajo fue intermitente, principalmente por reducciones de jornada para el cuidado de personas mayores, niños, o personas con diversidad funcional. También afectó en gran medida a mujeres mayores que no habían formado parte del mercado laboral durante el tiempo suficiente para tener derecho a una pensión de jubilación o que percibían pensiones mínimas, lo cual se refleja en mayores tasas de pobreza.

En cuanto a la nacionalidad, los datos muestran que el siete de cada diez personas extranjeras se encontraba en 2014 en riesgo de pobreza, mientras que en el caso de las que tenían nacionalidad española solo eran dos de cada diez. En el caso de la pobreza severa se establece también una notable diferencia con respecto a los nacionales, ya que afectaba a un 6,9% de la población con nacionalidad española frente a un 29,6% de la extranjera.

Esta brecha se incrementa aún más cuando se habla de niños y adolescentes, ya que ocho de cada diez de los menores de 16 años con nacionalidad extranjera se encontraba en 2014 en riesgo de pobreza, cifra que casi triplica al porcentaje de menores con nacionalidad española en esta situación. En el caso de la pobreza severa, afectó al 43,8% de los menores de nacionalidad extranjera frente al frente al 12,7% de nacionalidad española.

Entre la población extranjera se produce la peculiaridad de que la crisis afectó con menor intensidad a las mujeres que a los hombres. Martínez de Lizarrondo apuntó que esto podría deberse a que el desempleo fue mayor en sectores más masculinizados como la construcción, mientras que en otros como el servicio doméstico, donde las mujeres extranjeras tenían mayor peso, la situación fue más estable.

El director general del Observatorio, Patxi Tuñón, calificó esta situación como “injusta” y reclamó que paliar esta situación es una obligación de toda la sociedad. “Tenemos que intentar eliminar, o al menos paliar, las tasas de pobreza y esto es un objetivo que tiene este departamento”, aseguró en referencia a la vicepresidencia de Derechos Sociales.

Umbrales ancladosSegún explicó Martínez de Lizarrondo, hasta ahora los datos de pobreza se calculaban utilizando las tasas de pobreza relativa de cada año, una metodología que, apuntó, no refleja fielmente los ciclos económicos de contracción como este. Este nuevo estudio, en cambio, resulta mucho más eficaz, ya que emplea la metodología del umbral anclado en el tiempo, que estudia la pobreza con base a un año determinado que se mantiene constante en términos reales al tener en cuenta el efecto de las variaciones en el volumen y en la distribución de la renta, así como el efecto de la inflación registrada. De hecho, un análisis de los umbrales relativos de cada año indicaría que la pobreza disminuyó en Navarra entre 2008 y 2014. El dato es más fiable si se comparan los datos en años consecutivos, mostrándose un aumento de dos puntos porcentuales en el riesgo de pobreza entre el 2013 y el 2014.

Previsible mejora en el 2015 El Observatorio de la Realidad Social, en un estudio anterior y con la utilización de los parámetros habituales de pobreza relativa, estimó un descenso del 20,6% de la pobreza severa en Navarra en el año 2015 respecto al año anterior. Un gran descenso de la precariedad de la población en la que interfieren distintos aspectos como el aumento de la renta y el descenso del paro.

Antidio Martínez apuntó que, desde el Observatorio, todo les hace pensar que en el 2015 se producirá una mejora en la tasa de pobreza de los navarros. “Los datos de desempleo y de activación de cobertura de la Renta de Inclusión Social, que aumentará la cobertura a las personas con menos ingresos, hacen pensar que en el medio plazo ofrecerán mejores resultados”.