Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Los ayuntamientos consideran “una buena noticia” la derogación

Los alcaldes de Pamplona, Villava y Burlada no creen que los símbolos sean una prioridad en las agendas

A. Irisarri/Agencias - Sábado, 1 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

pamplona- Quizá hayan sido las entidades locales de Navarra las que con mayor alegría hayan recibido la derogación de la Ley de Símbolos de 2003. Constancia de ello dejaron ayer los alcaldes de tres importantes ayuntamientos de la Cuenca, como son Joseba Asiron, alcalde de Pamplona;Txema Noval, de Burlada;y Mikel Oteiza, primer edil de Villava, una de las localidades de la Comunidad Foral en la que ondeó, desde 1977 y hasta 2003 (cuando UPN impuso la restrictiva Ley de Símbolos ya derogada), la ikurriña sin que eso provocara los problemas jurídicos que se derivaron después.

Los tres alcaldes aprovecharon ayer una comparecencia para hablar sobre financiación municipal para posicionarse sobre la decisión mayoritaria de la Cámara foral para dejar sin efecto la norma. Y lo hicieron considerando que la derogación es “una buena noticia”. Así lo aseguró Joseba Asiron quien dijo que “la derogación de la ley de Símbolos es una buena noticia por cuanto que es una ley que está creada de manera ex profeso para un objetivo concreto, es una legalidad ad hoc”.

El alcalde de la capital señaló que “dar libertad a los ayuntamientos para decidir es muy positivo, porque la sociología de nuestros ayuntamientos es muy diferente y qué mejor que cada municipio, mediante su ciudadanía, decida libremente cuáles son sus símbolos”.

“una decisión de libertad”En una línea similar se expresaron los otros dos alcaldes. Txema Noval juzgó como una “buena noticia” la aprobación de la ley de derogación. Sin embargo, consideró que las banderas no deberían marcar la agenda municipal e indicó que “lo prioritario para los ayuntamientos, y me alegro que haya coincidido en el tiempo, es que hoy (por ayer) nos hemos juntado para hablar de las ataduras que nos supone la Ley de Estabilidad Presupuestaria”.

“Creo que no está en la agenda de ninguno, creo que eso no es una prioridad. De hecho, hemos hablado de otras cosas que podemos hacer en común, y no hemos comentado” el tema de la ley de Símbolos, indicó. “Ello sin negar que es una buena decisión la que se tomó ayer porque es una decisión de libertad”, zanjó.

Villava es uno de los municipios que tuvo la ikurriña en el balcón municipal desde 1977. El hoy alcalde de la localidad, Mikel Oteiza, recordó un episodio que tuvo un final muy claro: cuando en 2003, UPN aprobó la Ley de Símbolos que el jueves derogó la mayoría democrática del Parlamento foral. Y eso que, tal y como indicó, la presencia de la ikurriña respondía a “la voluntad popular” de Villava, materializada en un “referéndum” que se celebró “entre los ciudadanos”.

No obstante, los tiempos son distintos y a juicio de Mikel Oteiza “estos temas hay que trabajarlos con tranquilidad, con pausa, sin ninguna prisa, marcando las prioridades que tenemos cada ayuntamiento”. “Pero comparto la felicidad de derogar una ley que era muy restrictiva, que nos imponía algo a todos los ayuntamientos”, concluyó. - D.N.