Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Los partidos del cambio dejan en sus grupos municipales la decisión sobre colocar banderas

Coinciden en que las banderas no son ninguna prioridad y que las iniciativas tendrán que tener respaldo mayoritario

Andoni Irisarri - Sábado, 1 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

El presidente de UPN, Javier Esparza, y Ana Beltrán, del PPN, ayer en la bancada de la oposición, vacía tras el desplante de regionalistas y populares.

El presidente de UPN, Javier Esparza, y Ana Beltrán, del PPN, ayer en la bancada de la oposición, vacía tras el desplante de regionalistas y populares. (PATXI CASCANTE)

Galería Noticia

El presidente de UPN, Javier Esparza, y Ana Beltrán, del PPN, ayer en la bancada de la oposición, vacía tras el desplante de regionalistas y populares.

Pamplona- Desde que el pasado 6 de febrero los grupos que sustentan al Gobierno de Navarraacordasen la derogación de la Ley de Símbolos de 2003, la oposición, pero especialmente UPN y PPN se han esforzado en construir un discurso apoyado en dos argumentos. El primero, que la derogación iba a conllevar la “desaparición” de los símbolos de Navarra y, especialmente, de la bandera roja con las cadenas. Y en segundo lugar, que el movimiento de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E no era otro sino el de imponer la ikurriña.

Sin embargo, y a pesar de que han pasado apenas dos días de la derogación de la norma de 2003, las tesis derechistas ya han quedado obsoletas. Porque dejar sin efecto la Ley de Símbolos no modificará ninguno de los símbolos oficiales (que seguirán igual, están ya recogidos en el Amejoramiento) y porque, lejos de imponer ninguna enseña, el cuatripartito quiere delegar la libre decisión de colocar otros símbolos en los protagonistas del proceso: las entidades locales y los vecinos de cada municipio. De hecho, las cuatro formaciones que con su mayoría absoluta de 26 votos apoyan el Gobierno presidido por Uxue Barkos tienen claro que tendrán que ser las corporaciones municipales las que, en última instancia y con mayoría, decidan sobre la colocación de uno u otro símbolo. Es la única manera de dar cumplimiento a una de las premisas ya dispuestas en la propia exposición de motivos de la proposición de ley que se utilizó el jueves en el pleno para derogar la norma. Concretamente, cuando se recuerda que “al amparo de la Ley Foral 24/2003 ha conducido a una espiral de enfrentamiento y restricción en el empleo de los símbolos mayoritariamente aceptados por distintas entidades locales”.

ni prioridad ni urgenciaNo obstante, la derogación no va a provocar una cascada de propuestas por parte de las entidades locales. En la línea en la que ya se han expresado los alcaldes de Pamplona, Villava y Burlada, el tema no es una urgencia ni marca ninguna agenda municipal. A partir de que la derogación entre oficialmente en vigor, queda pendiente la apertura de un proceso de reflexión en las entidades locales en las que se barajen las diferentes opciones, sin que en un horizonte cercano haya un plan concreto por parte de ninguna corporación por hacer ninguna propuesta. Sin embargo, Geroa Bai, EH Bildu y I-E avanzaron ayer que dejarán total autonomía a sus marcas municipales para tomar las decisiones que creen oportunas, siempre y cuando cuenten con el apoyo de las asambleas locales de cada partido y tengan respaldo social suficiente.

Es un proceso que las formaciones quieren llevar con calma, contemplando todos los frentes jurídicos que se pueden abrir mientras no se haya consensuado una nueva ley. Algo que, por lo demás, invitó a tener en cuenta Pablo Azcona, el presidente de la Federación Navarra de Municipios y Concejos, durante su comparecencia del martes en el Parlamento. Sólo la cercanía de las fiestas patronales y el verano podría acelerar el proceso.