Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Diversas actividades durante el fin de semana

Una convención de Comedores Compulsivos Anónimos reúne a 120 personas de todo el Estado

Realizarán diversas actividades durante el fin de semana por el 25º aniversario de la hermandad

Leticia de las Heras Unai Beroiz - Sábado, 1 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Las personas que sufren esta enfermedad tienen un deseo constante de comer, aun sin hambre.

Las personas que sufren esta enfermedad tienen un deseo constante de comer, aun sin hambre. (UNAI BEROIZ)

Galería Noticia

Las personas que sufren esta enfermedad tienen un deseo constante de comer, aun sin hambre.

Pamplona- Una reunión de Comedores Compulsivos Anónimos reúne a alrededor de 120 personas procedentes de todo el Estado con esta enfermedad en Navarra. Se trata de una jornada con la que la hermandad celebra su 25 aniversario en la Comunidad Foral y en la que se realizarán diversas charlas y talleres.

La sesión dio comienzo ayer por la tarde con un taller central en el que trabajaron los principios espirituales del programa de esta hermandad, que estructura su funcionamiento del mismo modo que Alcohólicos Anónimos. Las sesiones se desarrollarán a lo largo de todo el día de hoy con actividades como un taller en el que abordarán sus herramientas para recuperarse de la comida compulsiva. La sesión se cerrará mañana por la tarde y destaca una reunión con la custodio de la región en la que hablará sobre cómo aplicar en su vida la metodología de la entidad.

Comer compulsivamenteLa compulsión a la comida está reconocida como una enfermedad mental y guarda similitudes con la bulimia en relación a la necesidad de comer y la culpabilidad posterior. Según una de las integrantes de la hermandad en Navarra, el primer paso para poner solución a este problema es reconocer que se es un comedor compulsivo y que esto está haciendo la vida de uno mismo ingobernable. “Si una persona no acepta que tiene un problema o una enfermedad es muy difícil que se le ponga remedio”, argumentó reconociendo que les resulta muy difícil y doloroso oír que están enfermos. “Yo personalmente me he convencido con el tiempo”, comentó con el pensamiento de que será algo que le acompañará durante toda su vida.

Aunque el hecho aislado de comer no afecta a su vida cotidiana, según ella el hacerlo de una manera compulsiva puede desgastar las relaciones sociales y familiares, ya que tienden al aislamiento y en muchas ocasiones descargan su frustración con otras personas. Además, apuntó, puede derivar en otros problemas de salud como la obesidad mórbida o la depresión,

La línea entre el placer por comer y la enfermedad puede ser muy difusa. Para intentar ayudar en la identificación de si se es o no un comedor compulsivo, desde la hermandad ponen a disposición un test con 15 preguntas que sirven para poder hacerse una idea de si existe o no problema. Este cuestionario está disponible en su web, www.oanavarra.es. Además, las personas interesadas también pueden contactar con ellos a través del teléfono 617 226 291.

La hermandadComedores Compulsivos Anónimos cuenta en Navarra con tres grupos, dos de ellos en Pamplona y otro en Tudela. En cada uno de ellos realizan una reunión semanal en la que los participantes cuentas sus experiencias y vivencias personales, mostrando al resto sus problemas con la comida. “Los grupos son totalmente anónimos, compartimos nuestras experiencias para ayudar a los demás, pero lo que hablamos en las reuniones ahí se queda”, aseguró la representante.

Este contacto directo y cercano con otras personas que sufren esta enfermedad, apuntó, es “muy beneficioso” para ellos y funciona como un grupo de autoayuda en el que, destacó, se sienten identificados con cada una de las historias que escuchan. “Te encuentras con personas que entienden lo que has vivido y lo que estás pasando, compartir con otras personas tu problema te genera comprensión y esperanza”, aseguró.

Según esta integrante de la hermandad, para formar parte de estas reuniones tan solo se pide que la persona quiera realmente dejar de comer compulsivamente. “Solemos tener esperanza en que si estamos bien vamos a seguir así y que si tenemos una recaída vamos a poder salir a flote y empezar de nuevo”, explicó.

Al estar establecido como una hermandad, no cuenta con ninguna junta directiva ni persona al cargo: todos cumplen el mismo rol. Además, tampoco cuentan con ningún tipo de financiación externa, son los propios miembros con sus aportaciones los que la mantienen.

Fundación

1960

Comedores Compulsivos Anónimos se fundó en 1960 en América y en la actualidad hay alrededor de 7.000 grupos repartidos en 52 países.

Principios del grupo

Bienestar personal. El bienestar común debe tener la preferencia y el restablecimiento personal depende de su unidad.

Entidad. Para el propósito de su grupo sólo existe una autoridad fundamental. Sus líderes no son más que fieles servidores, no gobiernan.

Admisión. El único requisito para ser miembro es el deseo de dejar de comer en exceso compulsivamente

Autonomía. Cada grupo debe ser autónomo, excepto en asuntos que afecten a otros grupos o a los comedores compulsivos considerados como un todo.

Propósito. Cada grupo tiene un solo objetivo: llevarle el mensaje a la persona que aún esta sufriendo por comer excesivamente por compulsión

Apoyo exterior. Un grupo nunca debe respaldar, financiar o prestar su nombrea ninguna entidad allegada o empresa ajena para evitar que problemas de dinero, propiedad y prestigio les desvíen de su objetivo principal.

Financiación. Todo grupo de debe mantenerse a sí mismo, negándose a recibir contribuciones de afuera.

Profesionalización. Huyen del carácter profesional, pero sus centros de servicios pueden emplear trabajadores especiales.

Organización. La hermandad como tal nunca debe ser organizada, aunque pueden crear juntas de servicios o comités que sean directamente responsables ante aquellos a quienes sirven.

Polémicas públicas. No tienen opinión acerca de asuntos ajenos a sus actividades, por lo que nunca debe mezclarse el nombre de Comedores Compulsivos Anónimos en polémicas públicas.

Comunicación. Su política de relaciones públicas se basa más bien en la atracción que en la promoción, manteniendo siempre su anonimato personal ante los medios de comunicación pública.

Anonimato. El anonimato es la base espiritual de sus tradiciones, recordándoles que deben anteponer los principios a las personas.