Cosmonauta

Pesadilla

por Iñaki González - Sábado, 1 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Galería Noticia

EL sol se hunde dorado camino de Lizarra. Los plátanos de El Paseo asemejan seres monstruosos, pero el verde nuevo de los brotes se adivina entre sus zarpas. Los carritos de bebe suben y bajan empujados por sus progenitores. Las terrazas de los bares son un tumulto de conversaciones, de risas, de niños jugando, de parejas con ansia de sol. Las sombras se empiezan a alargar en Garés. Por el lado oeste del paseo, una persona. Sujeta una correa. ¡Un perro! Horror, alarma, despejen la zona, sirenas... Se instala el caos. Los padres cogen sus bebes en brazos y abandonan a la carrera la zona. Los mayores se refugian en bares y portales, hay personas bajo las mesas, se vuelcan sillas, los carritos volcados al abandono urgente llena la atmósfera de dramatismo inminente. De detrás de la torre de la iglesia de Santiago emerge ensordecedor e inquietante un Tomahawk. Esta completamente armado. Un potente foco destella en su panza. El haz circular se posa sobre el dueño y su can. “¡Sujete la correa con la boca y túmbese en el suelo con los brazos abiertos!” , grita un megáfono. El aire huracanado de los rotores aumenta la sensación de caos, vuelan sillas, arranca toldos en los veladores. “¡Ahora con dos dedos y muy despacio, enseñe la cartilla de identificación animal! ¡Bien, no se mueva! ¡Con la otra mano enseñe las bolsas para recoger las deposiciones de su perro!” El pobre chucho hunde su hocico en la axila del dueño. ¡No levante la cabeza, no se mueva! ¡Una unidad de desastres biológicos lo recogerá! ¡Ellos le harán las preguntas! Dos personas con mono blanco y casco de aislamiento descienden de un vehículo.

Jodo, qué pesadilla, qué resaca! G.T brama por línea interna ¡Cuantas botellas de bourbon cayeron ayer! ¡Llevas diez horas durmiendo la mona, y encima roncas! ¿La vida es sueño, o la realidad supera a la ficción?