Maya avaló la legalidad del método

Un informe remitido en 2014 al Tribunal de Cuentas por el entonces alcalde concluye que todos los pagos fueron conforme al método de asignación implantado desde 1991

Sábado, 1 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:09h

pamplona- El Ayuntamiento de Pamplona, con Enrique Maya en la Alcaldía, presentó en diciembre de 2014 un escrito de alegaciones ante el Tribunal de Cuentas en el que se rebatían las acusaciones planteadas sobre el sistema para el pago de dietas, que la asociación Justitia et Veritas centró en Uxue Barkos.

El documento, que aparece firmado por el entonces alcalde como respuesta a una notificación del Tribunal, detalla el sistema que se aplicó para los citados abonos con los concejales y aclara que en el caso de la citada edil no se hizo ninguna excepción. “Todos los pagos quedaron acreditados y tramitados conforme a un sistema de asignación de dietas implantado en 1991”, se aclara en el escrito.

El sistema de justificación de las dietas, defendía Maya ante el Tribunal, fue examinado por la Cámara de Comptos en los informes fiscalizadores llevados a cabo entre 2010 y 2012, sin que se detectara ninguna irregularidad.

También rechazó otro de los argumentos de la denuncia contra Barkos por el hecho de haber dado el visto bueno al pago de las dietas a los integrantes del grupo municipal de NaBai. El informe asegura que es una acusación falsa, ya que lo que hizo la concejala fue solicitar el abono para ella y para el resto de ediles de su grupo.

Precisa al respecto que no existe en el reglamento orgánico “atribución alguna al portavoz de la función de visar la legalidad”. En todo caso, “ese hipotético ‘visto bueno’ nunca sería el que determina la ordenación del pago porque, sencillamente, ni ella ni ningún concejal es tenedor de tales fondos”.

En las conclusiones, el informe exculpa de cualquier responsabilidad a Barkos ya que no tenía atribuida “función alguna de manejos de fondo, sino que al revés, era quien las recibe. Nunca puede haber responsabilidad contable a ella achacable”.

Sobre otra de las acusaciones que Justitia et Veritas lanzó, la de falsear la asistencia a las reuniones de grupo, el informe asegura que el sistema de justificación fue igual para todos. Se cambió por resolución de Alcaldía el 16 de mayo de 2013, lo que supuso que desde entonces los asistentes debían firmar un documento formalizado en el que tiene que constar la fecha de la reunión y su hora de inicio y finalización.

A efectos puramente ilustrativos, el informe señala que una vez variado el sistema, el número de reuniones de grupo a las que asistió Barkos entre el 17 de mayo de 2013 y el 31 de octubre fue de 235, “cantidad similar” a la justificada con el anterior sistema en los años 2011 y 2012.

Por último, menciona que la actuación de la citada concejala ha sido “acorde plenamente con el ordenamiento jurídico, toda vez que así se deduce de los múltiples informes emitidos del Secretario del Pleno, del Secretario Técnico, del Presidente de la Cámara de Comptos, del Fiscal Superior y por supuesto del auto del Tribunal Supremo, que archivó de plano la querella”. - K.G.