Infraestructuras eléctricas de transporte

Por Manu Ayerdi Olaizola - Domingo, 2 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Galería Noticia

Este pasado jueves Red Eléctrica informaba a la ciudadanía de las previsiones de futuro de actuación en lo que se refiere a infraestructuras de transporte eléctrico por Navarra. Como bien indicaba la propia compañía, en estos meses previos ha habido distintas conversaciones con el propio Gobierno de Navarra, además de con otros agentes.

Como punto de partida, es importante señalar que el desarrollo y mantenimiento de las infraestructuras eléctricas de transporte es competencia estatal, y que, en ese sentido, el documento clave de referencia es la planificación energética estatal, que es aprobada por el Congreso de los Diputados. La actualmente vigente fue aprobada a finales de 2015, antes del año de Gobierno en funciones de 2016. A Red Eléctrica le corresponde desarrollar esa planificación.

Las tres actuaciones más destacadas que afectan a Navarra son las siguientes: la nueva línea de 400 kV entre la línea Castejón-Muruarte e Itsaso;la nueva subestación de Dicastillo y la interconexión eléctrica con Francia a través de Navarra.

La situación de cada una de ellas desde la perspectiva de la planificación vigente es muy diferente: la nueva línea de 400 kV está perfectamente incluida en la planificación vigente para el periodo 2015-2020;la subestación de Dicastillo no aparece en la planificación;y la interconexión eléctrica con Francia a través de Navarra aparece en un anexo no vinculante en el que se recogen de forma orientativa actuaciones posteriores a 2020.

En coherencia con ese mandato, el Ministerio de Medio Ambiente ha decidido recientemente reiniciar la tramitación de la nueva línea de 400 kV desde el principio, aceptando una alegación de Euskadi de modificación de trazado desde la muga con Navarra hasta Itsaso, pero sobre todo trasladando a Red Eléctrica, en lo que afecta a Navarra, que el trazado debe ser el más eficiente desde todos los puntos de vista, es decir, que debe ser el más corto posible desde la Castejón-Muruarte hasta Itsaso, es decir que no debe pasar por Dicastillo. Estima Red Eléctrica que la línea de 400 kV no entraría en servicio hasta 2022-2023.

Por eso, el reciente viernes 24 de marzo, en acto público en Estella-Lizarra, ya señalaba públicamente que la línea de 400 kV y el análisis de posibles alternativas para solucionar las dificultades de la comarca de Tierra Estella eran dos cuestiones independientes, desligando el binomio línea 400 kV y subestación de Dicastillo. No olvidemos que haber hecho una línea de 400 kV pasando por Dicastillo sin colocar allí la subestación no hubiera aportado nada a Tierra Estella. Pero incluso construir una subestación de 400 kV en Dicastillo tampoco hubiera solucionado nada ya que, para poder ponerla en marcha, la demanda inicial necesaria debía ser muy elevada, y alejada de la previsible a corto y medio plazo. Ese mismo día tuve ocasión de trasladar a representantes de Laseme que se estaba trabajando en una solución para Tierra Estella que podría ser más adecuada, ya al margen del debate público existente sobre la línea de 400 kV. La construcción y puesta en servicio de una subestación en Dicastillo de 220 kV está mucho más pegada a nuestra realidad presente y futura: por un lado, permite cumplir desde ya con los requerimientos mínimos de demanda de potencia - así lo atestigua la empresa distribuidora -, y por otro lado, las posibilidades de crecimiento, si fuera necesario, son muy importantes. Una garantía para Tierra Estella. Es necesario, no lo olvidemos, que se incluya en la planificación estatal. Esa es la línea de trabajo.

En lo que afecta a la línea de 400 kV, soy muy consciente del debate social existente al respecto, y muy consciente además del compromiso recogido en el acuerdo programático por el cual el Gobierno hará un estudio detallado sobre la línea y fijará posición sobre la misma. El reciente 23 de marzo recibía a representantes de la Plataforma anti-línea 400 y de los ayuntamientos afectados. Les trasladé de primera mano la decisión adoptada por el Ministerio de Medio Ambiente con lo que ello suponía, en términos de inicio desde el principio de la tramitación y de separación del debate entre línea 400 kV y necesidades tierra Estella incluida subestación de Dicastillo.

En lo que se refiere al estudio detallado sobre la línea de 400 y la posición del Gobierno, les trasladé que la hoja de ruta es la siguiente: el Gobierno ha requerido a Red Eléctrica para que envíe información detallada sobre la justificación de la línea de 400 kV. Hasta ahora tenemos informes muy breves que deben ser completados. Esperamos tener esa información complementaria en un plazo corto de tiempo. Con toda esa información, junto con la información remitida por distintos agentes, por ejemplo, la propia plataforma contraria, el Gobierno elaborará su propio informe técnico sobre la infraestructura. Me comprometí a que, tal y como recoge el propio acuerdo programático, se tendría en cuenta la opinión de los afectados. Les indiqué, en cualquier caso, que el Gobierno hasta este momento no ha fijado su posición al respecto, y que, como es obvio es un tema complejo.

Finalmente, en lo que afecta a la interconexión con Francia a través de Navarra, poco más que señalar. Es un proyecto definido como prioritario por la Unión Europea, está recogido en la planificación estatal como actuación posterior a 2020, y en estos momentos está en fase de análisis. Quizás lo más destacado en este momento sería señalar que la intención que nos traslada Red Eléctrica es la de que sea una infraestructura soterrada al ser en corriente continua. En el informe técnico que hagamos en el Gobierno sobre la línea de 400 kV tendremos ocasión de ver cómo influye, afecta o condiciona una infraestructura a la otra.El autor es vicepresidente y consejero de Desarrollo Económico de Gobierno de Navarra