Emisión imposible

Insulta o halaga: chistes ni uno

Por Javier Arizaleta - Domingo, 2 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Galería Noticia

Los halagos y los insultos se cuelan en televisión. Y uno no sabe muy bien qué es lo peor. Lucía Bosé le decía a Bertín Osborne “pero qué inútil eres” una frase que muchos hemos pensado pero que nunca seríamos capaces de decírsela al ranchero que está todo el día metido en la cocina y no sabe ni hacer un huevo. Por cierto, que el próximo miércoles quien visitará En mi casa o en la tuya para hacérselo con Bertín, será José María Aznar, que le recordarán por momentos televisivos al lado de George Bush padre o por el dedo mesiánico que señaló a Mariano Rajoy para llevarnos hasta el infierno y más allá de la peor crisis de la historia. Si lo piensas bien, antes que un insulto puede que mejor sea que te echen un halago, tipo: “eres un personaje demasiado pequeño para tan gran actor”, una frase con la que han despedido a Juan Echanove. Una especie de despido en diferido que es como llama Cospedal a lo que no tiene explicación. Porque Miguel Alcántara no quería irse pero lo han echado por ser demasiado bueno en su trabajo. Suponemos que ahora le suplirá alguien con capacidad actoral menor hasta el punto que no chirríe. Claro que mucho peor que a uno lo insulten con cariño o lo halaguen como despido, está que le metan a la cárcel por un chiste. Vamos digo yo que solo a un juez con poco sentido del humor le puede dar por eso. Si echáramos la moviola de la tele o abriéramos a su señoría nuestros WhatsApp y sacáramos un listado de chistes ligeramente más incorrectos que el escrito por la tuitera Cassandra Vera sobre Carrero Blanco, no habría sitio en la Luna par meternos a todos. Pero me temo que quien debería salir de la judicatura, sea por inútil que diría Lucía Bosé o por pequeño hombre en un papel de gran juez, debería ser quien se atrevió a firmar una sentencia que además de condenar a una tuitera, nos ha abierto los ojos al resto. Más que nada sobre el peligro que corremos con semejantes señorías.