Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Osasuna prosigue con su agonía

derrota en casa | el equipo rojillo cae esta vez ante el athletic, continúa sin ganar esta temporada en el sadar y escenifica, en otro encuentro gris, un desplome que no puede parar

Javier Saldise | Javier Bergasa/Mikel Saiz - Domingo, 2 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Osasuna- Athletic (1-2)VER VÍDEOReproducir img

Miguel San José contempla el desplome de Oier en un lance del partido.

(YOUTUBE)

Galería Noticia

Osasuna- Athletic (1-2)ReproducirMiguel San José contempla el desplome de Oier en un lance del partido.

pamplona- Osasuna prosigue con su agonía en su despedida de la Primera División y otra jornada en casa volvió a perder. El Athletic, el contrincante con el que la rivalidad tiene mucho picante, se llevó los tres puntos con autoridad y suficiencia, sin pasar apuros más allá de los minutos de orgullo de los rojillos, tras el primer gol en contra en la primera parte, y después del tanto de Sergio León (1-2), cuando afloraron las lógicas dudas tras tocarse el marcador.

El equipo de Vasiljevic no ofrece sorpresas en cuanto a la suma de decepciones, ni tampoco síntomas de rebelión ante este desplome que comienza a ser exagerado, que puede dar en un final sonrojante por lo histórico de los raquíticos guarismos con los que se puede despedir el torneo... Si no hay nadie que le remedia, que por el momento no asoma el voluntario por el horizonte.

Ni Osasuna ofreció una imagen paupérrima -lo que se le puede suponer al colista destacado-, ni el Athletic enseñó una pegada incontestable -la de un equipo que mira a Europa-. Las diferencias en el marcador se ajustaron por la diferencia indudable que existe en la categoría de las plantillas, ahora incrementada la brecha por la losa que aplana el ánimo y atenaza prestaciones en los rojillos. Ni la motivación extra que debía latir en un encuentro de rivalidad, en un derbi entre clubes que se conocen bien y se miran de reojo, saltó al campo para ayudar a los osasunistas, que padecieron otro partido siempre a remolque, casi siempre persiguiendo rivales, sin un guión claro, o palpable, con el que atacar la tarea.

Tras el pitido inicial, con alguna sorpresa en la alineación de Osasuna por las ausencias, el desarrollo de los acontecimientos no iba a ofrecer lugar a dudas sobre el desenlace. Una historia conocida comenzaba a desplegarse delante de Osasuna y así, tras once minutos de dominio sin apuros del Athletic, el gol de Aduriz ponía la guinda a un inicio intachable de los visitantes. Semejante arranque feliz no se esperaba ni en el más placentero de los escenarios, porque los derbis para serlo deben ser ásperos y ayer no hubo tal fiereza.

Repartidos los papeles, al Athletic no le incomodó llevar las riendas del encuentro, mientras que Osasuna también aceptó su rol de dominado, saliendo a la contra, sin acertar en esa práctica porque no enlazaba tres pases seguidos. El orgullo de Osasuna sí se abrió paso en los minutos siguientes al tanto bilbaíno, cuando tres ocasiones consecutivas de Riviere, Oier -que lanzó al poste- y Oriol Riera recordaron que quizás no todo estaba perdido.

El destino de esta temporada aciaga volvió a hacerle una visita a los rojillos en la antesala del descanso. A De las Cuevas le salió un regate fantástico, pero se le hicieron eternos los metros de carrera hasta Kepa, que acabó deteniendo su remate;pero solo dos minutos más tarde, a Williams, un esprinter en toda regla, la sobró terreno para meterle metros a la defensa de Osasuna y marcar de manera poco ortodoxa, pero válida, marca de la casa.

No le tembló el pulso al Athletic tras el paso por los vestuarios y tampoco se le aclararon las ideas a De las Cuevas que, a los pocos minutos de la reanudación, revivió una acción casi idéntica a la del primer tiempo para, otro vez solo ante Kepa, rematar mansamente a sus brazos. El Athletic se sirvió sus ocasiones, esta vez sin puntería en el remate final, y Osasuna continuó mostrándose inofensivo en un encuentro más abierto, en el que se mostraba algo mejor.

La entrada de Sergio León le ofreció a Osasuna otro modo de interpretación del juego para el ataque -el cuerpo a cuerpo de Oriol y Riviere con los centrales rojiblancos se estaba agotando-, entre otras cosas porque el delantero es un buen buscavidas y no necesita muchas compañías. Y así, por los caprichos del fútbol, mientras Sirigu sacaba la manopla para evitar el gol de Aduriz, otra vez tan campante en la zona de peligro, minutos más tarde Sergio León dejaba clavado a Bóveda y se precipitaba en una carrera loca que terminaba en un zapatazo imposible para Kepa.

Osasuna sintió de nuevo que podía impulsarse hacia un marcador perdido en el primer tiempo y, con el oxígeno de la grada, creyó unos instantes en el empate. Fue solo una esperanza ante un Athletic que aún estuvo pudo ahondar más las diferencias tras las sendas ocasiones de Aduriz y del imparable Williams, esta vez demasiado acelerado. No hubo cambios. La agonía no se detiene. Quedan nueve partidos.

LOS PROTAGONISTAS

3

osasuna Vasiljevic

El equipo solo enseña el orgullo de los jugadores. No hay reacción y los cambios de planteamiento no ayudan. Dejó a Sergio León en el banco.


6

athletic valverde

Aunque sufrió en los minutos que Osasuna se animó, vivió un partido muy cómodo, manejó también el marcador.


4

árbitro munuera montero

Con exquisitez entre los jugadores y trifulcas en casos contados, se contagió de ese buen rollo y no quiso ver dos manos en el área del Athletic.

estadísticas

Osasuna Athletic

6 Tiros a puerta 4

1 Tiros fuera 4

4 Ocasiones de gol 5

19 Faltas cometidas 9

32 Balones al área 41

6 Córners 3

2 Fueras de juego 2

48% Posesión 52%

16 Intervenciones del portero 12