unión y buena sintonía para alcanzar objetivos

Un monte en común

Representantes de seis ayuntamientos de la Comarca de Pamplona integrados en el entorno de Ezkaba analizan el futuro parque
Destacan la unión y buena sintonía para alcanzar objetivos

Mikel Bernués | Javier Bergasa - Domingo, 2 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Ander Oroz (Ansoáin), Etor Larraya (Villava), Patxi Unzué (Berriozar), Pedro Lezáun (Ezcabarte), Juan Mari Feliú (Huarte) y Juan Mari Albizu (Berrioplano) en Artica, con Ezkaba a sus espaldas.

Ander Oroz (Ansoáin), Etor Larraya (Villava), Patxi Unzué (Berriozar), Pedro Lezáun (Ezcabarte), Juan Mari Feliú (Huarte) y Juan Mari Albizu (Berrioplano) en Artica, con Ezkaba a sus espaldas. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

Ander Oroz (Ansoáin), Etor Larraya (Villava), Patxi Unzué (Berriozar), Pedro Lezáun (Ezcabarte), Juan Mari Feliú (Huarte) y Juan Mari Albizu (Berrioplano) en Artica, con Ezkaba a sus espaldas.

artica- Siete ayuntamientos, nueve concejos, la MCP dirigiendo el proceso y, en última instancia, el Gobierno de Navarra. El futuro Parque Comarcal Ezkaba depende de muchas voces. Y todas reman en la misma dirección porque entienden que, igual que el monte es fuente de beneficio común, este proyecto también lo es.

El Plan ya está redactado. Hay un diagnóstico, unas medidas urgentes que ya se aplican y unas líneas de actuación a futuro. Ahora el texto tiene que aprobarse en los ayuntamientos con potestad sobre el monte (Villava lo ha hecho esta semana y Berrioplano lo hará pasado mañana) y de ahí al Gobierno de Navarra para que tramite el pertinente PSIS. Mientras tanto responsables políticos de Ansoáin, Berrioplano, Berriozar, Ezcabarte, Huarte y Villava comparten sus impresiones sobre el proyecto.

el origen

Reivindicación popular

La suciedad

La suciedad ha sido una queja reiterada de colectivos y usuarios en general. Su voz también se ha hecho notar. “Es importante resaltar que el proyecto surgió de una iniciativa popular. SOS Ezkaba, gente de la bici, gente que sube mucho al monte... nos pidieron a los ayuntamientos que tomáramos las riendas para recuperar la limpieza y un control” explica Etor Larraya (EH Bildu) edil y representante de Villava en la Mancomunidad.

“A partir de esa reivindicación popular se resalta la necesidad de ordenar algo que compartimos los pueblos que estamos en su radio. Y si esa necesidad existe planteamos algo que atienda a lo que demandan no solo los colectivos, sino los pueblos”, añade Ander Oroz (EH Bildu) alcalde de Ansoáin.

el proyecto

Tocar poco

Respetar lo que hay

En el proceso participativo que puso en marcha la MCP en 2016 salieron a la luz 278 sugerencias. Muchas apostaban por hacer más bien poco, un modelo de parque sin grandes intervenciones, conservando el carácter natural de los montes. Por ahí van los tiros.

“Cuando hablamos de parque no nos referimos a una atracción para que venga mucha gente. Se trata de que la gente que ya utiliza el monte sepa que hay unas normas y que no pueden hacer lo que quieran. Por ejemplo, no pueden aparecer pistas de descenso en bici cada dos meses. Hay que otorgar algo de control ante la presión que poco a poco se ejerce sobre el monte, nada más”, cuenta Juan Mari Albizu (Plazaola), alcalde de Berrioplano.

“Y que no haga cada ayuntamiento la guerra por su cuenta”, dice Larraya sobre una ordenación que se hará “desde el respeto y la sostenibilidad. En la ladera sur queremos recuperar nuestro monte, el bosque autóctono. En la norte están los aprovechamientos y ahí no nos vamos a meter”.

“Los aprovechamientos son recursos económicos de los concejos. Y eso lo tiene claro todo el mundo. Pero incluso cuando se están haciendo aprovechamientos forestales se ha tenido el mayor cuidado y el mayor mimo precisamente por la cercanía que tenemos unos y otros”, cuenta Pedro Lezáun (AIVE-EAB), alcalde de Ezkabarte, el municipio con el mayor porcentaje de monte. “Es una simpleza. Regular usos, mantener limpio el monte y ordenarlo”, añade sobre el futuro parque dejando claro que él no es el representante de su ayuntamiento en la MCP. “Usos, aprovechamientos... se mantiene todo. Incluida la caza”, dice Albizu.

interés común

Suma de voluntades

El papel de la MCP

“A partir de la iniciativa popular es muy importante el papel de la Mancomunidad a la hora de liderar este proceso”, explica Ander Oroz. “Es que cada uno somos de una madre y un padre... por eso quiero destacar a Alfonso Amorena (director de calidad de la MCP) y su equipo para unir esas voluntades. Es una persona muy conciliadora que ha ido trabajando poco a poco con todos nosotros”, esgrime Pedro Lezáun. “Si no aún estaríamos debatiendo”, dice Juan Mari Feliú, edil de Huarte (EH Bildu).

“Hemos dejado de mirarnos al ombligo. No miro mi terruño sino la globalidad. Esto nos conviene a todos”, añade Etor Larraya. “Como lo que ha pasado con el Parque Fluvial. Al final todos nos hemos dado cuenta de que ha sido una maravilla que un montón de ayuntamientos compartan un espacio en el que los vecinos puedan disfrutar”, dice Lezáun.

“Hay que resaltar esa buena sintonía entre los municipios, porque sin ella este proyecto no podría salir adelante. Dejemos que con el tiempo el proyecto vaya madurando y cogiendo más fuerza con el Gobierno de Navarra. Y acabaremos todos muy contentos con un monte que es para todos los ciudadanos de la comarca”, expone el edil de Berriozar Patxi Unzué (Geroa Bai). “Hasta ahora ha sido relativamente fácil ponernos de acuerdo. Ayuda mucho que tenemos una relación muy fluida entre los ayuntamientos”, comenta Oroz. “Es verdad. Además desde la primera reunión todos vimos claro qué queríamos y, sobre todo, qué no. No queríamos repetir errores pasados. Vamos a lo que demandaba la gente sin mayores alardes. Esa ha sido la clave del éxito”, finaliza Larraya.

antecedentes

Intento fallido

Sin teleférico

No es la primera vez en la que los ayuntamientos de la zona intentan regular los usos del monte. En 2008 se inició un plan parecido, también con la MCP como interlocutora, que murió por el camino. De aquel proceso participativo surgió incluso la idea de construir un teleférico desde Artica hasta la cima. “En el anterior proyecto había demasiadas actuaciones sobre el monte. Y nosotros intentábamos que el monte sea como es. Corregir pequeñas cosas y ayudar en cuanto a caminos, conservación... y poco más”, opina Unzué. “El objetivo en aquel entonces yo no creo que fuera proteger el monte, sino explotar el monte. Convertirlo en un parque para explotarlo”, dice Albizu.

“Había que cambiar de estrategia. Vimos que teníamos que hacer pequeñas actuaciones para mantener vivo el proyecto. Teníamos un problema de limpieza, de caminos a los que todo el mundo accede sin control... Y actuamos en esos pequeños puntos. Día a día vas sumando y la gente se apunta porque el proyecto no es solo papel, ya hay pequeñas acciones”, añade el edil de Berriozar.

el monte

Piedra de toque y ‘maestro’

La cercanía

“Iñaki Ochoa de Olza decía: ‘el Monte Ezkaba ha sido mi maestro’. Por la cercanía que tenía con Pamplona, desde pequeño él subía y bajaba al monte”, explica Lezáun, que recuerda cómo él mismo, de crío, tiraba monte arriba siempre que tenía ocasión. “Cuando subes tienes una visión clara de la Comarca”, dice.

“Soy montañero, y cuando empecé esta era nuestra piedra de toque”, cuenta Feliú, que cita las campañas de Anaitasuna para limpiar Ezkaba. “Son para reivindicar precisamente en lo que estamos ahora”. Al margen del paisaje “que es una maravilla”, Feliú destaca además que Ezkaba es el epicentro de un sendero GR220 “que circunvala todo el perfil de montañas de la cuenca de Pamplona”. Siete etapas que se hicieron con motivo del 75º aniversario de la Federación de Montaña. En este punto todos se animan a detallar las virtudes del monte, bien como nexo para el Parque Fluvial, el Camino de Santiago o el Plazaola, o como inicio “cuando esté en marcha”, detalla Lezáun, del GR52 que llegará hasta Francia. Feliú añade la función divulgativa del parque : “Tenemos el castillo, el polvorín, las ruinas de un monasterio... Se trata de hacer deporte y vida saludable, pero conociendo también este patrimonio histórico”, considera.

Y Oroz se refiere a otra particularidad, la que ha permitido por ejemplo que seis responsables de otros tantos municipios coincidan en torno a un proyecto. “No estamos hablando simplemente del valor de uso que tiene como parque natural, sino también como nexo de unión entre los pueblos que integramos su entorno”.