La ley del mínimo esfuerzo

el líder el real madrid no hace alardes para imponerse con claridad al alavés

Lunes, 3 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Toquero intenta impedir el remate de Bale .

Toquero intenta impedir el remate de Bale . (Foto: Efe)

Galería Noticia

Toquero intenta impedir el remate de Bale .

Real Madrid 3

Alavés 0

REAL MADRID Casilla;Danilo, Varane (Carvajal, m.10), Pepe, Nacho;Kroos, Modric (Kovacic, m.68), Isco;Bale, Ronaldo y Benzema (Lucas Vázquez, m.81).

ALAVÉS Pacheco;Ely, Laguardia, Feddal, Theo;Manu García, Camarasa (Santos, m.83), Edgar (Katai, m.75), Toquero, Ibai (Romero, m.69) y Deyverson.

Goles 1-0, m.31: Benzema. 2-0, m.85: Isco. 3-0, m.88: Nacho.

Árbitro Sánchez Martínez (Comité Murciano). Amonestó a Ely y Manu García por parte del Alavés.

Estadio Bernabéu. 76.875 espectadores.

MADRID- El Real Madrid mantiene el liderato tras jugar con fuego con la ley del mínimo esfuerzo ante un Alavés que siempre mantuvo la cara al duelo y rozó el premio del empate en la segunda parte, antes de ser sentenciado por la pegada madridista con Benzema e Isco saliendo al rescate.

Superó el Real Madrid el primer obstáculo de un abril infernal con un partido repleto de incertidumbre que solucionó con su pegada. Pasó de transmitir tranquilidad y encarar con confianza las dificultades iniciales, a estar en vilo ante un aguerrido Alavés, que echó en falta a Marcos Llorente, víctima de la cláusula del miedo a meses de regresar al Real Madrid.

En una tarde con muchos errores, la tarde del líder cogía mejor tono en una nueva aparición de Benzema. Conectó con Carvajal y el balón atrás lo fusiló de zurda a la red. El Alavés pidió fuera de juego en el arranque de la jugada.

Desapareció el Real Madrid en la segunda parte, confundiendo la ley del mínimo esfuerzo y poniendo en peligro el triunfo. El Alavés dio un paso al frente, con el riesgo que conlleva dejar espacios para correr a los madridistas, pero tenía poco que perder y mucho que ganar.

Y no empató por falta de acierto. Lo rondó en momentos en los que el Real Madrid perdía su identidad. Isco puso el broche a su buen partido marcando en la recta final. El resultado engañoso lo aumentaba Nacho Fernández sacando oro de una falta de Bale perfecta, que repelió el travesaño, a dos minutos del final. - Efe