la carta del día

Cambiando Urgencias

Por Raúl Olóriz Espinal - Lunes, 3 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Más de una vez he asistido en el nuevo edificio de Urgencias del CHN a situaciones conflictivas protagonizadas por usuarios y acompañantes de pacientes. Chillos, malas contestaciones, insultos, malas formas, mal uso de las instalaciones, carreras y aglomeraciones por el pasillo, conatos de enfrentamiento... etcétera. Como normalmente la sala de espera de Urgencias suele estar atestada de gente, estas situaciones no hacen sino acrecentar el enfado y crispar el ánimo de los allí presentes. He visto cómo más de uno abandonaba dicha estancia al tiempo que exigía responsabilidades a los trabajadores por no cortar de raíz lo que ocurría. Y que conste que muchas veces el de abajo aguanta lo que nadie dice al de arriba.

No hay nada más desagradable que acudir en mal estado a Urgencias, sufrir el caótico funcionamiento de las mismas, y encima tener que aguantar estas situaciones conflictivas. Las veces que he sido testigo de estos episodios he visto cómo el personal de información, celadores, miembros de la seguridad privada y alguna supervisora hacían lo que buenamente podían, pero la situación era desbordante y desgraciadamente no se atajaba. Entiendo que nadie quiere que le agredan, pero también es interesante no centrar el debate exclusivamente en la cuestión de las agresiones y trabajar en la prevención de estos episodios. Afrontar esta cuestión creo que incluye un importante trabajo de formación educativa entre la población usuaria, trabajadores y dirección hospitalaria e incluso plantearnos, por qué no, la figura de la mediación. Y dicho todo esto, se me ocurren un par de preguntas:

-¿Existe un protocolo de actuación ante situaciones conflictivas en Urgencias? Si no existe el mismo, se está trabajando entre la dirección, jefaturas y sindicatos en la redacción de dicho protocolo?

-¿Por qué no está de habitual Policía Foral en Urgencias, como medida disuasoria? No creo que sea por falta de miembros... Quizás me equivoco, pero entiendo que a ellos les corresponde la vigilancia de los edificios e instalaciones de la Administración y el Gobierno Foral.

Opino que en su día las nuevas Urgencias no se hicieron de la mejor manera, al contrario. La unificación de las mismas se ha traducido en una habitual saturación de pacientes, un considerable tiempo de espera y una merma en las condiciones de trabajo de los profesionales de Osasunbidea. Hace algo más de un mes hubo una concentración de trabajadores del CHN denunciando el desastroso funcionamiento de Urgencias. Estoy de acuerdo, es responsabilidad del actual Gobierno del cambio hacer frente a este problema. Hay que seguir proponiendo alternativas, escuchar y tener en cuenta a trabajadores y pacientes y encontrar una solución colectiva cuanto antes, a una situación que no termina de atajarse.

El autor es diplomado en Trabajo Social