Milenio

Tejones

Por Javier Armentia - Lunes, 3 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:07h

puro escapismo: incapaz de decir nada que no sea evidente en casos como el absurdo penal que se ha creado contra quienes teclean en las redes sociales algo que, a decir de personas con mando, resulta en enaltecimiento del terrorismo, en una especie de viaje en el tiempo al pasado más oscuro del franquismo, decido solidarizarme con los pobres tejones británicos, exterminados en cazas sistemáticas que se hacen para, supuestamente, impedir que la tuberculosis bovina se propague. Es como lo del enaltecimiento: los tejones tuitean chistes de Carrero Blanco y entonces se montan cacerías para aplicarles el código penal. Perdón, que me lío, resulta que se creía que los tejones son capaces de transportar el Mycobacterium bovis, una bacteria capaz de saltar entre especies y provocar no solo tuberculosis en vacas y demás familia, sino también de pasar a los humanos. Pero los propios tejones son víctimas de esa capacidad bacteriana de saltar entre especies y no hay evidencias científicas de que se conviertan en vectores de contagio más peligrosos que los humanos que conviven con vacunos, a quienes, evidentemente, no se propone exterminar. Pero, desde 2013, y atendiendo a una creciente alarma sobre todo en sectores afectados por la enfermedad (pero en ausencia de pruebas científicas) las normas gubernamentales británicas permitieron y favorecieron esa caza de tejones que ni sirve para prevenir tuberculosis ni nada parecido. Como lo del artículo 578 del Código Penal, y no es necesario que les explique todas las analogías.

Al fin y al cabo la mayoría de los tejones no tiene culpa de nada, pero que se les ataca a todos. Pero esto es precisamente lo triste de los casos de @kira_95 ‏o @CesarStrawberry, que la libertad de expresión también nos afecta a todas las demás personas. Y mientras, la tuberculosis, ahí tan tranquila.