Navarra crecerá un 2,5% anual los próximos 4 años y llegará al pleno empleo en un plazo “no muy dilatado”

El ministro de Economía, Luis de Guindos, hace este pronóstico de la economía foral Cree que “el TAP y el Canal ayudan” pero valora más “el capital humano”

Sagrario Zabaleta Echarte / Iban Aguinaga - Martes, 4 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, con la presidenta Uxue Barkos.

El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, con la presidenta Uxue Barkos. (Bergasa)

Galería Noticia

El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, con la presidenta Uxue Barkos.El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, con la presidenta Uxue Barkos.

“Navarra y Estado llegarán a un acuerdo sobre el convenio;la negociación va a ser razonable” “Los efectos del ‘brexit’ son más cualitativos, e incluso más políticos y sociales” “El PIB foral creció menos que el español en 2016 porque la crisis fue menos profunda en Navarra”

pamplona- El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, pronosticó ayer en Pamplona que la economía navarra crecerá una media anual del 2,5% los próximos cuatro años, y que llegará al pleno empleo en un “plazo no muy dilatado” tras recordar que la Comunidad Foral registra la tasa de paro más baja de España, un 10,01%, casi nueve puntos menos que la media nacional. Aunque también advirtió de que se alcanzarán dichos objetivos siempre y cuando “no se cometan errores” -sin especificar cuáles-.

El ministro hizo estas previsiones en su ponencia sobre los Retos de la Economía Actual,a la que asistió la presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, y el vicepresidente de Desarrollo Económico, Manu Ayerdi, entre otras autoridades. Y también realizó estas previsiones después de recordar al inicio de su intervención que la última vez que visitó Pamplona en febrero de 2016, acertó en predecir el tercer rescate griego, a pesar de recibir las críticas del The Financial Times, al ser aprobado en mayo.

Luis de Guindos participó en el primer foro de Navarra Televisióncon motivo de su quinto aniversario, y en una exposición de catorce minutos y en un turno de 17 preguntas de 25 minutos explicó sus impresiones: en varias cuestiones se explayó;en otras se limitó a responder de forma escueta o evitó contestar al considerarlas incómodas, e incluso alguna respuesta pudo no ser del agrado de parte de los allá presentes. Por ejemplo, De Guindos opinó sobre dos de las infraestructuras que centran el debate político en la Comunidad: el Tren de Altas Prestaciones (TAP) y el Canal, de los que la oposición los ha considerado esenciales y ha acusado al Ejecutivo de no querer avanzar en ellos.

Para el ministro, estas infraestructuras “son un soporte para la economía pero no son la pieza fundamental”, sino que “el capital humano, la mano de obra cualificada, es quien determina la evolución económica”. De esta forma, insistió en que “a veces se usan las infraestructuras para tapar otras carencias de las administraciones”, aunque especificó que este no es el caso de Navarra. Así se manifestó sobre el TAP y el Canal ante la presencia del diputado regionalista Íñigo Alli, el parlamentario popular Javier García, el presidente de la Cámara de Comercio, Javier Taberna, o el presidente de la CEN, José Antonio Sarría, entre otros oyentes.

no habla sobre la reforma fiscalLa pregunta sobre infraestructuras iba acompañada sobre qué pensaba el ministro de la reforma fiscal del Ejecutivo foral, pero omitió cualquier declaración. Sí que abordó las discrepancias entre Navarra y el Estado sobre el Convenio Económico y la retención de 82 millones por parte del Gobierno del PP a la Comunidad en ajustes por el IVA en el primer trimestre. De Guindos optó por un tono conciliador al indicar que estaba “convencido” de que “se llegará a un acuerdo”, y que “la negociación va a ser razonable tanto por parte del Ministerio como por Navarra”;y remarcó que no creía que “iba a haber muchos problemas para acercarse a una cifra definitiva de consenso”.

Los asistentes al acto también mostraron su preocupación por el brexit y su repercusión en las ventas al Reino Unido, ya que Navarra destaca por su vocación exportadora, y la Isla se sitúa entre los principales mercados de la Comunidad. En enero ocupó el cuarto lugar, con casi 48 millones de euros ingresados, con un crecimiento de casi el 13% interanual.

De Guindos no se centró exclusivamente en Navarra, pero sí remarcó que “Reino Unidos es el principal socio económico de España, por el turismo, las inversiones y las finanzas”, motivo por el que el Estado “está interesado en que la negociación de Reino Unido con Europa alcance un acuerdo razonable”, aunque repitió que no va a ser sencillo. Casualidades, antes de visitar Pamplona, De Guindos se entrevistó ayer con el ministro británico responsable de las negociaciones con la UE. “Los efectos del brexit son más cualitativos e incluso más políticos y sociales, aunque todavía no somos conscientes qué supone desde la implicación política para el proceso de integración europea y para las economías. Si el brexit es un hecho aislado y no lleva a que sea el inicio de un proceso de desintegración europea hay un aspecto positivo”, reiteró.

la economía marcha bienRecordó que en 2016 la economía española creció un 3,2% y la navarra, algo menos, un 2,9%, pero lo enmarcó en un avance lógico porque “la crisis fue menos profunda en la Comunidad”. Además, afirmó que la economía española ha cogido “una velocidad de crucero” de crecimiento al 3%. Un escenario que explicó porque España tiene “una economía competitiva -de basarse en la construcción ha pasado a depender de la exportación de bienes y servicios-, porque ha recuperado los flujos de financiación y porque se ha salido del foco de atención política”.

Pero señaló que no se debe ser “complaciente” y advirtió del riesgo de cometer “errores”. Por eso, insistió en que “se debe seguir con la reducción del déficit público a un ritmo adecuado”;y que “no se deben revertir las reformas aprobadas, como la laboral, la de liberalizar mercados o servicios o la reestructuración del sistema financiero”. Recordó que su primer mandato estuvo marcado por la incertidumbre de la economía que solventó con la mayoría absoluta, y que ahora afronta un ciclo más próspero, con nuevos desafíos que pasarán por consensos. Otro reto que no calificó ni bueno ni malo sino “diferente”.

El Post-it

En su burbuja. De Guindos confesó ayer con naturalidad que en la anterior legislatura usó la mayoría absoluta para convencer a los mercados de que invirtieran en España. ¿U obedecer? Tras esas políticas agresivas, el escenario cambió en favor de un Congreso que debe practicar el consenso. Los ciudadanos han obligado, por fin, a De Guindos a que se quite los tapones para escuchar y darse cuenta, por sorprendente que le resulte, que la verdad absoluta no está en el PP, como le ocurrió con el decreto ley de las cláusulas suelo.