Emisión imposible

Que se hagan mirar el talento

Por Javier Arizaleta - Martes, 4 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Galería Noticia

La frenética competencia de nuestra televivisión trae decisiones algo raras. Telecinco ha vuelto a ser la cadena más vista en el mes de marzo. Un puesto que a final de año y comienzo de 2017 se la había arrebatado Antena 3. Hoy saben que cualquier decisión que no sea hacer más de lo mismo puede llevarlos a un incómodo segundo lugar que tiene consecuencias inmediatas en el reparto del pastel publicitario. Por eso, se dedican a repetir lo que les hace estar ahí arriba. Hace poco echaron el telón a Got talent. Acabó con la polémica de si había habido tongo en una final en la que no quedó claro si Risto Mejide amagó con decir la verdad o todo fue un montaje publicitario. Nada se ha sabido. Da igual. Ahora Telecinco repite formato pero infantil. Desde hoy se puede ver una selección de concursantes ya conocidos en otras ediciones. Chiquillos que sin duda tienen un don especial para caer bien en televisión. De pronto es como si una parte de la infancia hubiera descubierto que podría ser un gran concursante televisivo y allí acuden ya con las pilas puestas y muchas tablas. Saben tanto camelar al público como a la cámara. Tienen interiorizado imitar a los famosos como clavar sus falsetes. Y eso atrapa. El horario del programa a pesar de ser infantil está reñido con ese otro que intenta proteger a los niños de la tiranía del prime time. Esta televisión está diseñada para enganchar al espectador a las diez de la noche y no soltarlo hasta la madrugada. Programar a estas horas un concurso infantil por más que sea un refrito de otros ya vistos, no deja de ser una irresponsabilidad. La mayoría de los padres y responsables de los niños los mandarán sin problema a la cama pero es fácil deducir que habrá un incremento de los que se van a saltar esa barrera ficticia del horario que, por cierto, dura hasta la 1.15 de la madrugada. Ya me dirán qué pintan Jorge Javier y compañía a esas horas valorando las virtudes unos chiquillos. Que se lo hagan mirar.