Dudas razonables

Carné de redes sociales

Por Tomás de la Ossa - Martes, 4 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Les va a parecer una broma, pero lo digo totalmente en serio: los usuarios de grandes redes sociales deberían sacarse un carné antes de escribir una línea. Si hay carnés para conducir vehículos, tener armas de fuego, manejar maquinaria pesada y hasta manipular alimentos es porque en esas actividades existe el riesgo de hacer daño a los demás. Y en una red social se puede hacer mucho mucho daño.

El mundo vive en los últimos años una novedad: la posibilidad de cualquiera de difundir sus mensajes, algo hasta ahora limitado a los medios de comunicación (incluidos los libros). Y quienes escribimos en ellos -o quienes controlan lo que se publica en ellos- nos hemos sacado el carné correspondiente, y para obtenerlo hemos tenido que aprender, entre otras cosas, que la libertad de expresión tiene límites. Por ejemplo, no se puede injuriar, calumniar, difamar, amenazar, humillar o enviar mensajes xenófobos, racistas, machistas, homófobos, etcétera.

Qué menos que obligar a todo el mundo a saber esas reglas básicas y alguna más antes de escribir en una red social.

Ante el disparate de la pena de un año de cárcel a Cassandra por hacer chistes sobre Carrero Blanco se han difundido muchos argumentos acertados. El principal, que en la progresión mal gusto-grosería-insulto-injuria-calumnia-humillación los tuits de Casandra no llegan al tercero, y los delitos empiezan en el cuarto, y a ella le están aplicando el sexto y con el agravante de hacérselo a una víctima del terrorismo. Pero también se han dicho burradas como que la libertad de expresión debe estar por encima de todo.

Frente a lo que mucha gente cree -sobre todo, desde que la Audiencia Nacional persigue a los tuiteros de izquierdas (los de derechas tienen bula judicial, solo faltaría)-, la Justicia está haciendo en general la vista gorda con infinidad de usuarios de las redes sociales que a diario injurian, calumnian, amenazan... Una ojeada a Twitter basta para ver un montón de delitos más o menos graves -no sé si de cárcel, pero desde luego sí de multa gorda-. Delitos que hacen daño a la gente. Delitos que no deberían quedar impunes.