Mesa de Redacción

Espacio humano rural

Por Joseba Santamaria - Martes, 4 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:07h

el ruido y las miserias del debate político tapan muchas veces la realidad social en la que viven, trabajan y construyen el devenir de la sociedad las personas. Ayer lunes, DIARIO DE NOTICIAS publicaba un estupendo reportaje sobre el presente de la escuela rural con las propuestas educativas que se desarrollan en cinco de ellas de Etxalar, Sakana, Arróniz, Ujué y Luzaide/Valcarlos. Una red que cuenta con 78 centros y más de 3.000 alumnos entre 3 y 12 años. Una realidad imprescindible en la Navarra de hoy que necesita de más recursos económicos, humanos y técnicos, de transporte o de comedor, porque su permanencia como proyectos educativos es imprescindible para la defensa de un modelo de desarrollo socioeconómico que garantice el necesario equilibrio territorial como garantía de impulsar el espacio rural humano y natural y de frenar el riesgo de desertización, despoblación y envejecimiento. No se trata de una cuestión de costes, porque es evidente que el coste de los servicios públicos, tanto educación como atención sanitaria, el acceso al agua o la electricidad, o la atención social a las personas mayores, son mayores en los valles y zonas con una población dispersa que en los grandes núcleos urbanos. Es una cuestión de derechos -esos navarros y navarras pagan sus impuestos como contribuyentes igual que los ciudadanos urbanos-, y de prioridades en las apuestas políticas en servicios sociales, vivienda, turismo, medio ambiente, educación, comercio, sanidad, industria, sector primario o transporte. El espacio rural de Navarra, que poco a poco está recuperando la presencia de nuevas generaciones en sus localidades, debe ocupar su propio lugar.