Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
OSASUNA la actualidad

Interpretar los estatutos

ELECCIONES | LA JUNTA ASUMIRÁ ANTE LA ASAMBLEA LA NUEVA REGLAMENTACIÓN Y SOLO ESPERA QUE LOS SOCIOS HAGAN PROPUESTAS | La celebración de votaciones en día de partido puede llevar la jornada electoral a agosto, salvo relectura de la norma y apuesta por la lógica

Javier Saldise / Mikel Saiz - Martes, 4 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Fran Canal, Fidel Medrano, Pedro Baile, Luis Sabalza, Txuma Iso, Alfonso Ramírez y Ángel Ardanaz, en la última asamblea, el pasado 23 de marzo.

Fran Canal, Fidel Medrano, Pedro Baile, Luis Sabalza, Txuma Iso, Alfonso Ramírez y Ángel Ardanaz, en la asamblea del 23 de marzo. (Mikel Saiz)

Galería Noticia

Fran Canal, Fidel Medrano, Pedro Baile, Luis Sabalza, Txuma Iso, Alfonso Ramírez y Ángel Ardanaz, en la última asamblea, el pasado 23 de marzo.

pamplona- La directiva de Osasuna afrontará la asamblea general extraordinaria del próximo 11 de abril -dentro de una semana- sobre la convocatoria de elecciones, con los nuevos estatutos aprobados por los compromisarios en la cita anterior, validados también por el Gobierno. La nueva reglamentación, además de otras exigencias en cuanto a la presentación del preaval a los aspirantes, plantea que las votaciones deberán realizarse coincidiendo “con un día de partido en casa que juegue el primer equipo del Club Atlético Osasuna”. Si a ello se une que la directiva debe solicitar la autorización de la convocatoria de las elecciones “con una antelación mínima de treinta días a la fecha de su celebración” (artículo 27), y que a efectos de cómputos de plazos, cuando no se especifica si son hábiles o naturales los días, “se considerarán hábiles, no contando ni sábados ni domingos ni festivos, y cuando se refiera a meses de fecha a fecha” (artículo 63), los socios y la directiva de Osasuna se enfrentan la próxima semana a un buen embrollo, a unas elecciones con aplazamiento.

Con estas exigencias, el club no podría celebrar elecciones en el transcurso de esta temporada porque el último partido programado -en principio, el 14 de mayo en El Sadar ante el Granada- no da para cumplir los treinta días de plazo entre convocatoria -el 11 de abril- y votaciones -los sábados y domingos y los festivos de la Semana Santa restan en este periodo-, y si se debe esperar al siguiente partido en casa, habría que aguardar hasta el curso siguiente, a la próxima temporada, al mes de agosto cuando arranque la Liga por aquí.

Es decir, la asamblea de la próxima semana se topa con un enredo en el que chocan el sentido común -el plantear unas elecciones para que haya un proyecto saliente, en principio, con toda una Liga por delante-, con la normativa que ata a Osasuna a unas fechas que cuestionan, sin embargo, la estabilidad futura. Una campaña electoral entre julio y agosto, con una plantilla hecha con reparos por dirigentes interinos no es lo que necesita precisamente este club.

Que los estatutos eran manifiestamente mejorables, como se planteó en la asamblea de su aprobación, es lo que ha quedado claro a las primeras de cambio, pero la directiva de Luis Sabalza, como no puede ser de otro, va a acudir a la cita del día 11 con la idea de asumir lo que marcan los nuevos estatutos y plegarse a la norma. La asamblea de socios es la que decide el calendario electoral -lo propone la junta- y, como es así -la aprobación-, ahí deberían caber las propuestas planteadas desde los compromisarios para ese asunto. En los estatutos se habla de día de partido del primer equipo de Osasuna en casa, pero no se especifica el carácter del mismo. Todo puede estar en el aire, todo es muy difícil.

La directiva de Osasuna se reúne el jueves para tratar de las cuestiones que se pueden manejar en la asamblea con el nuevo escenario de los estatutos reformados -en esta asamblea se deben elegir también los componentes de la junta electoral y de las mesas-. Tampoco ha tenido fortuna el club a la hora de toparse con este problema porque, en una campaña más o menos convencional, que terminase en la primera semana de junio, esta diatriba a partir de los plazos y fechas no se hubiese producido.

Las candidaturasLos nuevos estatutos manejan unos plazos para lo inminente del inicio del proceso, pero la conformación o no de candidaturas es el asunto fundamental para que se ponga en marcha la maquinaria, aunque sea en julio, Los tiempos son claros en este aspecto porque, si solo hay una candidatura la proclamación es inmediata sin votación;si no hay ninguna candidatura, en un mes la directiva convocará nuevas elecciones. Si no hay candidatura presentada o válida en la segunda convocatoria, el proceso se prolonga y la nueva citación electoral será en dos meses, dice el artículo 31.

El paso de la condición de directivo a la de candidato -asunto que también interesa en este proceso en ciernes- , otorga margen de maniobra. “Cuando algún miembro de la junta directiva fuese candidato a presidente o figure como posible miembro de la futura directiva, deberá dimitir de su cargo antes de los cinco días hábiles a la presentación de su candidatura o a la publicación de las personas que puedan ocupar cargos directivos con el candidato. Los miembros de la directiva que no se presenten a la reelección continuarán en funciones hasta que resulte elegido un candidato”. Si toda la directiva se presenta a las elecciones, la junta electoral se encarga de dirigir el club, pero sin autorización para contratar.