Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

UPN, PSN y PPN cierran filas con Madrid en la negociación del Convenio

La mayoría de la Cámara enmarca la decisión de Montoro de retener 82 millones por ajustes de IVA dentro de la estrategia negociadora del Estado
Chivite contradice los datos económicos públicos y afirma que Navarra en diciembre “no tenía dinero”

Andoni Irisarri - Martes, 4 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

El consejero de Hacienda, Mikel Aranburu, con el ministro Montoro antes de una reunión en Madrid.

El consejero de Hacienda, Mikel Aranburu, con el ministro Montoro antes de una reunión en Madrid. (Foto: D.N.)

Galería Noticia

El consejero de Hacienda, Mikel Aranburu, con el ministro Montoro antes de una reunión en Madrid.

pamplona- A lo largo del proceso de negociación que se está llevando a cabo entre Navarra y el Estado a cuenta del Convenio Económico, el titular de la Hacienda Foral, Mikel Aranburu, ha insistido en que los movimientos dados hasta ahora por ambas administraciones están dentro del transcurso normal de unas negociaciones que acaban de empezar y que, por tanto, en muchos casos todavía se mueven en el terreno de la provisionalidad.

Sin embargo, lo que sí parecen definitivas son las posturas adoptadas por la oposición navarra, inamovible en su apoyo a todo lo que venga de Madrid con tal de que parezca que pueda poner en un brete al Gobierno foral. Lo de menos es la coherencia que han mostrado tanto UPN como PSN y PPN. Si ya el 30 de diciembre el tripartito de la oposición se apresuró a poner el grito en el cielo cuando, en arreglo al artículo 63.2 de la Ley del Convenio, Navarra decidía abonar 82,6 millones menos en la última aportación anual del Convenio de 2016 para activar de una vez por todas unas negociaciones que el Gobierno central llevaba demorando intencionadamente dos años, ayer los portavoces de los regionalistas, socialistas y populares adoptaron una postura bien distinta al analizar la retención unilateral, por parte del Estado, de exactamente la misma cantidad con arreglo a los ajustes fiscales por la imposición indirecta.

No obstante, la decisión de abonar 112,8 millones y no los 195,3 que tocaban en virtud de lo establecido entre Navarra y el Estado para este trimestre no ha pillado por sorpresa al departamento de Hacienda. Los técnicos de la Administración foral se esperaban un movimiento de ese estilo (que es provisional), tal y como ya ocurrió en 2013 y 2014 bajo el Gobierno de UPN. Algo que, de por sí, desmonta toda la teoría elaborada por la oposición en Navarra, que ha aprovechado el episodio para intentar desacreditar al Gobierno foral y hacer ver que este tipo de movimientos antes no ocurrían. Pero a pesar de este hecho, ayer UPN llegó a ver “lógico” el paso del Estado, aún cuando la retención de Montoro se hace detrayendo los recursos de una partida perfectamente definida con anterioridad y sin que exista un marco jurídico que lo sustente.

Carlos García Adanero, ayer portavoz regionalista ante la ausencia de Javier Esparza, relativizaba el caso diciendo que “al final las deudas hay que pagarlas”, y que “con la ley en la mano el Estado reclama lo que tiene que cobrar”, pasando por encima de los ajustes que ya se habían fijado entre ambas administraciones y que al final el Estado ha hecho coincidir con lo que no se abonó en diciembre de 2016. Exactamente la misma actitud demostró Javier García Jiménez, también ayer portavoz popular en sustitución de Ana Beltrán, cuando se limitó a decir que “la única falta de responsabilidad es la del Gobierno de Navarra, no la de España, que siempre ha pagado”.

“navarra no tenía dinero”Pero sin duda, la respuesta más llamativa fue la de la secretaria general de los socialistas navarros. María Chivite salía al paso con una ocurrencia sustentada sobre una suposición. “La no respuesta del Gobierno a la decisión del Estado evidencia que en diciembre no se pagó porque no se podía, porque no se tenían recursos, y ahora España no ha pagado lo que se dejó a deber”, dijo Chivite, obviando quizá que el mismo viernes el Ejecutivo foral publicó una nota, que la propia Barkos hizo declaraciones al respecto y que en ningún caso los 82 millones que se dejaron de pagar en diciembre corresponden a una necesidad en la tesorería, sino que respondían a la necesidad de activar las conversaciones para dejar de prorrogar la aportación. Más cautos se mostraron los portavoces del cuatripartito. Martínez (Geroa Bai) criticó que la decisión tiene “cierto aspecto de rastrera”, y deseó un acuerdo “cuanto antes” y que tenga “los mejores resultados para la ciudadanía navarra”. Araiz (EH Bildu) recordó que con este movimiento “pierde Navarra” e instó a “quienes pusieron el grito en el cielo en diciembre” a posicionarse ahora. Laura Pérez, de Podemos, terció que “las discrepancias” deben resolverse en los propios cauces de la negociación. Nuin (I-E) volvió a reiterar su apoyo al Gobierno foral y deseó que la negociación se resuelva “a buen ritmo”.