Estudian posibles usos para el piso comunitario de Sarasate

El Ayuntamiento está analizando la demanda y perfil de los usuarios potenciales

Sara Huarte Iban Aguinaga - Martes, 4 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Los ediles visitaron la vivienda comunitaria guiados por Marisol de la Nava.

Los ediles visitaron la vivienda comunitaria guiados por Marisol de la Nava.

Galería Noticia

Los ediles visitaron la vivienda comunitaria guiados por Marisol de la Nava.

pamplona- La Comisión de Asuntos Ciudadanos visitó ayer la vivienda comunitaria ubicada en el paseo de Sarasate número 6 para la que se están estudiando nuevos usos mediante el análisis de la demanda y el perfil de los usuarios potenciales.

Según explicó la concejala de Acción Social y Desarrollo Comunitario, Edurne Eguino, actualmente se están barajando tres posibles líneas de actuación;atender a las aproximadamente 60 personas que están en lista de espera para acceder a un piso tutelado, abrir el abanico a personas mayores de 55 años con graves dificultades de acceso a vivienda o personas que son atendidas a través del Equipo Municipal de Atención a Domicilio y que necesitan una atención especial durante un periodo de tiempo concreto y limitado.

En este último caso, y según señaló Eguino, “una persona mayor que ha sido operada de la cadera y a la que ya han dado el alta, pero aún no puede valerse por sí misma” sería uno de los posibles usuarios para esta vivienda comunitaria que dejó de utilizarse en 2013 y cuenta con 9 habitaciones (dos de ellas dobles) y 2 baños adaptados con tres duchas y cuatro inodoros.

Sin embargo, hasta que no finalice el estudio, cuyo objetivo es conocer qué personas son las que mejor podrían beneficiarse y adaptarse a un alojamiento en esta vivienda, no se realizará una propuesta de utilización.

Durante la visita, a la que también acudieron Patricia Fanlo (PSOE), Mikel Armendáriz (Geroa Bai), Alberto Labarga (Aranzadi), María García Barberena (UPN), Gabriel Viedma (UPN), la socialista Maite Esporrín y Javier Leoz (Geroa Bai), los ediles pudieron conocer el interior de la vivienda comunitaria de la mano de Marisol de la Nava, directora del área de Acción social y Desarrollo Comunitaria, y visitar las dependencias comunes, como la cocina, los baños o el salón, y las 9 habitaciones, algunas de las cuales aún conservaban el cartel con el nombre de su último inquilino.

144 viviendasEn Pamplona hay un total de 144 viviendas, dos viviendas comunitarias, la de Sarasate y otra de 16 plazas en la Milagrosa, y cinco edificios de pisos tutelados para las personas mayores completamente autosuficientes situados en San Juan, Txoko Berri en el Monasterio de Tulebras;Rochapea, Arga en la plaza Iturriotzaga;el Casco Antiguo, Ansoleaga en la calle del mismo nombre, y Milagrosa, en la calle Julian Gayarre.

En las viviendas comunitarias, en las que el precio máximo ronda los 700 euros, los usuarios cuentan con un apoyo añadido para resolver tareas necesarias en la vida cotidiana como la limpieza, la comida o la colada que por razones de edad o enfermedad no pueden satisfacer por sí mismos.