¿Por qué no?

Por Juan Luis Arnedillo - Miércoles, 5 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Galería Noticia

el Helvetia Anaitasuna quedó ayer emparejado en los cuartos de final de la Copa EHF con el Magdeburgo alemán, un histórico del balonmano europeo. Sin duda, un rival tremendamente complicado, pero tal vez ligeramente más asequible que el otro adversario al que podía enfrentarse, el Fuchse Berlín.

Se podría decir que el Magdeburgo es en la actualidad el quinto equipo más rico de la Bundesliga, por detrás de cuatro auténticos transatlánticos continentales: Flensburg, Kiel, Rhein-Neckar Lowen y el propio Fuchse Berlín. Se trata de un equipo que, tras superar una leve crisis económica, comienza a resurgir y reverdecer los laureles que antaño le llevaron a conquistar la Copa de Europa en tres ocasiones (la última vez, en 2002) y en otras tantas la EHF (la más reciente, en 2007).

Está claro que, si tuviera que jugarme algo de dinero, apostaría por el Magdeburgo, pero en Europa hay que disputar los partidos. Como se demostró en la reciente visita del Benfica a Pamplona, está comprobado que cada equipo dispone de su momento y estoy convencido de que el Helvetia Anaitasuna volverá a tener el suyo. Si lo aprovecha, tendrá la oportunidad de poner en apuros a su rival y soñar con meterse en la Final Four.¿Por qué no? El bloque de Juanto debe ir a por todas porque no tiene nada que perder. Pero esta tarde le toca visitar la cancha del Puerto Sagunto en la Liga Asobal, con dos puntos importantes en juego para no perder de vista la cuarta plaza. Con este equipo, todo es posible.

El autor es técnico navarro de la Federación Española de Balonmano