Silbidos

Y volvió el VAR

Por Manuel Osorio - Miércoles, 5 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Galería Noticia

su primera puesta en escena, en el Mundialito de clubes, resultó controvertida, hubo serios problemas de coordinación que hicieron dudar sobre su utilidad real, sobre todo por falta de inmediatez en las decisiones, incluso se llego a interrumpir el juego con posterioridad a su reanudación, circunstancia esta que atenta gravemente contra los fundamentos de las Reglas de Juego.

Su reaparición en el Francia-España resultó mucho más exitosa, como si hubiera estado previamente programado, contribuyó de modo decisivo a cambiar el resultado corrigiendo dos errores milimétricos de los árbitros asistentes y trasformando lo que hubiera sido un empate a uno en un cero dos más ajustado al reglamento.

Tendremos que acostumbrarnos a la imagen del árbitro detenido durante un rato dentro de un área, atento a su audífono, antes de decidir sobre la validez de un gol o el señalamiento de un penalti. En el España-Francia se trataba de un partido amistoso, habrá que ver el comportamiento de jugadores y público en situación de máxima tensión, retrasando o abortando los consabidos abrazos y coreografías.

El sistema irá hacia delante inevitablemente y su éxito vendrá marcado por la inmediatez en las decisiones, el fútbol no es deporte dado a los retrasos y necesita decisiones rápidas, no parece que juzgar los fueras de juego vaya a revestir una especial dificultad, pero no será tan fácil ni tan inobjetable la decisión sobre penaltis y agresiones, la selección de las jugadas y su resolución traerá ríos de tinta y declaraciones interesadas.

Adquiere una importancia clara el juez que valora las imágenes ante la pantalla y también el realizador que le facilita el material, me temo que en la liga española todos querrán saber sus nombres, procedencia y hasta número de calzado, no será precisamente para aplaudirles sus aciertos, enseguida oiremos eso de: “ya sabemos cómo funciona esto”.

Reglamentariamente será bueno recordar que las decisiones se pueden tomar a balón parado o mientras éste esté en juego, pero no después de que se haya producido una reanudación.

En suma el experimento de París ha resultado muy positivo, veremos la evolución futura y si llega al Mundial de Rusia y a nuestra liga profesional, el fútbol regional queda al margen, el sistema es caro y la venta de boletos para el sorteo del jamón no da para tanto.

El autor es vocal de Formación y Relaciones Sociales del Comité Navarro de Árbitros de Fútbol