Se queda dormido tras una borrachera y le tatúan unas gafas

Miércoles, 5 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

REINO UNIDO- Un hombre de unos cincuenta años se quedó dormido tras una borrachera. Estaba de fiesta celebrando una despedida de soltero cuando se quedó dormido como un tronco. Fue en ese momento cuando sus amigos aprovecharon para gastarle una broma de mal gusto. El susodicho no podía creer lo que vio cuando se despertó: tenía unas gafas Ray Ban en su rostro. En un primer momento pensó que sus amigos le habían hecho la broma y le habían dibujado con rotulador permanente las gafas. Pero cuando trató de lavarse con agua y jabón se percató de que en realidad se trataba de un tatuaje. El hombre ha estado dos años tratando de borrar el tatuaje con láser. Además, el tratamiento le ha dejado unas marcas de color turquesa, que por suerte esas sí desaparecerán con el tiempo.