Editorial de diario de noticias

Paro en positivo, pero crear más y consolidar

La reducción del paro en marzo en Navarra, con 522 parados menos y 1.672 nuevas afiliaciones a la Seguridad Social, confirma de nuevo la tendencia positiva de los últimos meses y deja en evidencia el falso catastrofismo de la oposición

Miércoles, 5 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

de nuevo, los datos de la reducción del desempleo en Navarra son positivos, no sólo por la cifra de 367 parados menos y de más de 1.600 afiliados nuevos a la Seguridad Social, sino, sobre todo, porque se consolida una tendencia sólida y progresiva en la recuperación del mercado de trabajo. De hecho, en el índice interanual, las personas desocupadas en Navarra han descendido casi un 9%, con una tasa de paro del 10%, nueve puntos menos que la media del Estado y en la media de la UE. Este nuevo descenso de paro registrado en Navarra en un mes de transición laboral como marzo confirma no solo el cambio de tendencia en la empleabilidad sino que parece anunciar la entrada en otro ciclo económico a la que, sin embargo, convendría poner matices. Porque como reconoció el propio vicepresidente Miguel Laparra hay datos que también invitan a la prudencia, como el hecho de que el desempleo se recupera en todos los sectores y ámbitos menos en los jóvenes y entre quienes buscan su primer empleo. O que la reducción del paro entre las mujeres avanza de forma más lenta que entre los hombres. O que la temporalidad entre los nuevos contratos sigue siendo alta (92% ), pese a que los nuevos empleos indefinidos han crecido en el último año. O que los efectos de la prolongada crisis -ya una década- han cronificado el desempleo hasta el punto de que en Navarra más del 50% de los parados están sin cobertura social por efecto de una normativa estatal aprobada por PP y UPN que no satisface ni se ajusta a las necesidades propias de la sociedad navarra. Sin autocomplacencia ni satisfacción exageradas, Navarra aún necesita crear nuevos puestos de trabajo y consolidar los creados en este incipiente crecimiento, limitando la precariedad y ofreciendo una estabilidad, laboral y económica imprescindible para que el repunte se transforme en regularización del mercado laboral, tanto en cantidad como en calidad de empleo. En definitiva, la economía y el empleo parecen confirmar que Navarra ha entrado en fase creciente -el ministro De Guindos auguró el lunes una tasa sostenida de crecimiento para los próximos cuatro años y el objetivo del pleno empleo-, lo que deja de nuevo en evidencia el discurso falso y destructivo de UPN, PP y PSN, que auguraba una ruina y catástrofe que está muy lejos de ser real. Pero también que no es, ni mucho menos, suficiente, porque pese a los buenos ratios acumulados en los últimos meses y a ofrecer la menor tasa de paro del Estado, Navarra cuenta aún con 40.353 personas sin trabajo.

Más sobre Editorial

ir a Editorial »