Editorial de diario de noticias

Esparza-Rajoy, el pacto del humo

UPN escenifica la firma de apoyo a unos Presupuestos del Gobierno del PP que castigan la inversión del Estado en Navarra, no recogen ninguna de sus demandas y retienen decenas de millones de euros mientras se renueva el Convenio Económico

Jueves, 6 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:07h

difícilmente se habrá escenificado en la reciente historia política de Navarra un acuerdo tan ridículo y negativo para los intereses generales de Navarra como el que ayer firmaron Rajoy y Esparza y Beltrán en Madrid para ratificar el apoyo de los dos diputados de UPN a los Presupuestos del Gobierno del PP. Ridículo porque todo el proceso político mediático que ha precedido al anuncio del apoyo de UPN a esos Presupuestos no ha sido sino una burda sucesión de mensajes y montajes sin contenido alguno que estaban destinados a encubrir lo que era una decisión inevitable y ya sabida. Y posiblemente por eso, los esfuerzos de Esparza y del diputado Íñigo Alli por transmitir que UPN ponía condiciones a ese apoyo no han tenido ningún eco en la opinión pública navarra. Y aún peor, esas supuestas condiciones y esos supuestos logros se han demostrado no sólo inexistentes, sino que la previsión de la inversión del Estado en Navarra ha sufrido un nuevo recorte del 25%, situándose en la segunda más perjudicada del Estado por habitante. Es decir, Esparza ha firmado un pacto con Rajoy que es sólo humo. Así, de los 79 millones de euros de gasto previsto en Navarra, 45 corresponden al pago de la deuda derivada del dinero adelantado por Navarra para financiar los 14 kilómetros a ningún sitio construidos en 30 años del tren de alta velocidad -un acuerdo de pago que ya estaba pactado entre el vicepresidente Ayerdi y el ministro De la Serna antes que de que aparecieran Esparza y Beltrán en la foto-, y otros 12 para el recrecimiento de Yesa. Esto es, no hay dinero para sacar del estado de paralización en que abandonó UPN en 2014 la red ferroviaria de Navarra ni para llevar el agua a la Ribera en la segunda fase del Canal. Por si fuera poco, esos Presupuestos -que mantienen los recortes sociales de los últimos años- apuntan un pago por el Convenio de 626 millones de euros, 126 millones más de lo previsto por Navarra, una cantidad que se suma a los 82 millones que ha retenido el Gobierno central con la excusa de los ajustes del IVA. En definitiva, UPN da su apoyo a unos Presupuestos del PP que castigan las inversiones en Navarra, no recogen ninguna de sus demandas y ponen palos en la rueda en la capacidad económica de Navarra mientras se negocia renovar el Convenio Económico. Vista la inutilidad negociadora de UPN, queda la esperanza de que el Gobierno de Navarra sea capaz de negociar, al margen de estos Presupuestos, acuerdos con Madrid para desbloquear en condiciones satisfactorias cuestiones clave de interés general.

Más sobre Editorial

ir a Editorial »