Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Fernández díaz se presenta como víctima de una conjura

El exministro sostiene que fue grabado para alterar las elecciones
Apunta al comisario Pino y a una conspiración judicial

Jueves, 6 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Fernández Díaz (i), a su llegada a la comisión de investigación del Congreso.

Fernández Díaz (i), a su llegada a la comisión de investigación del Congreso. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Fernández Díaz (i), a su llegada a la comisión de investigación del Congreso.

pamplona- El exministro del Interior Jorge Fernández Díaz alegó que la difusión “manipulada” de la grabación de las dos conversaciones que mantuvo en 2014 con el exjefe de la Oficina Antifraude catalana Daniel de Alfonso fue una “auténtica conspiración” para alterar la voluntad popular en las elecciones.

Fernández Díaz y De Alfonso comparecieron en la comisión del Congreso impulsada por el PSOE y los nacionalistas catalanes y vascos para investigar el supuesto uso de medios policiales para perseguir a políticos independentistas y que nació a raíz de la difusión por el diario Público de parte de las conversaciones. Y como esa publicación se produjo en plena campaña de los comicios de junio del año pasado, Fernández Díaz fue tajante: “Lo hicieron con evidente intención de perjudicarme a mí como político y al partido (PP) al que yo representaba como cabeza de lista por Barcelona”.

Unas conversaciones que ambos mantuvieron veinte meses antes y que, a juicio de ambos, fueron manipuladas, además de grabadas ilícitamente, sin permiso de los interlocutores y “descontextualizadas” en su difusión. Tanto es así que Fernández Díaz llegó a retar a la comisión a un análisis pericial de los fragmentos difundidos para que se compruebe que en esas conversaciones no se dijeron algunas frases como las pronunciadas supuestamente por él mismo, entre ellas la de “Busca, busca que la fiscalía afina” o que defraudar a Hacienda “es un mérito” y quien no evade “es un tonto”.

Ambos coincidieron en que ninguno de los dos tuvo la iniciativa de reunirse, si bien el exministro apuntó al entonces director adjunto operativo de la Policía Eugenio Pino y De Alfonso al inspector y en funciones de asesor de la cúpula policial José Ángel Fuentes Gago como el impulsor de las citas.

Fernández Díaz se consideró una víctima y lamentó que no se persiga a los autores intelectuales y materiales de lo que él considera conspiración. Ninguno se ha atrevido a dar nombres, pero dejaron entrever que tienen “alguna idea” sobre quién o quiénes grabaron, custodiaron y filtraron. “Las grabaciones están manipuladas, han sido tratadas por muchas personas. Han pasado por demasiadas manos, por las de quien las grabó, las custodió, las difundió y las publicó”, zanjó De Alfonso.

Mientras, Fernández Díaz reconoció que la Policía cuenta con medios sofisticados para este tipo de grabaciones, los mismos que pueden encontrarse en el mercado.

Como se esperaba, la policía política salió a relucir en todas las intervenciones de los grupos de la oposición, pero el extitular de Interior se defendió a capa y espada y fue rotundo al afirmar que él jamás ha ordenado investigación alguna sobre un partido. Recordó, sin embargo, que las actuaciones de la Policía y la Guardia Civil contra la corrupción son a instancias de jueces y fiscales.

En la sesión, hubo momentos para el lamento de los dos comparecientes por lo que han tenido que soportar, desde el cese del cargo y la separación de su familia de De Alfonso, hasta los insultos a Fernández Díaz en las visitas a un amigo en un hospital catalán (en un fragmento de las grabaciones el ministro y De Alfonso se felicitan por haber arruinado la sanidad catalana.

Los portavoces pusieron en duda las explicaciones de ambos, hasta el punto de acusar a De Alfonso de tener “memoria selectiva” sobre aspectos de esos encuentros y privilegiada en detalles como si entró con maletín o se tomó un vaso de agua.

Desde el PSOE, Antonio Trevín reprochó al exministro haber podido ser el “cerebro” de uno de los episodios más dañinos en democracia: utilizar a la policía al margen de la ley para investigar a adversarios políticos. Nombres propios salpicaron la comisión, como los de Pablo Iglesias, Ignacio González, los policías José Manuel Villarejo y Marcelino Martín Blas o el exalcalde de Barcelona Xavier Trías. Precisamente unos pantallazos con datos de las cuentas de Trías en Suiza le fueron mostrados a De Alfonso. - D.N.

Más sobre España

ir a España »