Maite Garde goleadora del txantrea de fútbol sala

“En Primera todos los equipos no jugamos en igualdad de condiciones”

Maite Garde ha anotado 15 de los 34 goles de un Txantrea que sufre para lograr la permanencia en Primera. Lamenta no competir como el resto por tema económico

M.J. Armendáriz Iñaki Porto - Viernes, 7 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Maite Garde, en el centro, señala al público abrazada por sus compañeras tras uno de sus goles.

Maite Garde, en el centro, señala al público abrazada por sus compañeras tras uno de sus goles.

Galería Noticia

Maite Garde, en el centro, señala al público abrazada por sus compañeras tras uno de sus goles.

pamplona- Maite Garde llegó hace cinco años a lo más alto del fútbol sala, procedente de la Primera División del fútbol. Sueña con una apuesta por el deporte femenino de elite.

¿Está siendo un año duro para el Txantrea?

-Sí. A nivel personal éste es mi tercer año en Primera de fútbol sala y sabía que iba a ser duro. Somos un club humilde, no hay dinero para fichar y sabíamos que íbamos a estar luchando por la permanencia. Pero vamos a depender de nosotras para mantenernos. Y ese era el plan: llegar a mayo con opciones.

Están a 4 puntos de la permanencia.

-Sí. Y nos queda jugar con tres de los equipos de abajo. Van a ser finales y jugamos dos de ellas en Arrosadia. Este fin de semana jugamos ante el segundo. Trataremos de dar buena imagen y cargar pilas en Semana Santa porque a la vuelta llegan las finales.

¿Compiten en igualdad de condiciones al resto?

-El dinero manda. Los equipos que están de mitad de campo hacia arriba son los que más presupuesto tienen, los que pueden elegir jugadoras fuera. Contra eso no podemos competir. Los de abajo somos los que tenemos gente de casa.

Si siguen jugando es por afición.

-Nosotras no cobramos ni un euro y trabajamos ocho horas o estudiamos, cuando hay jugadoras que pueden permitirse no trabajar o hacerlo menos horas. Nosotras salimos de casa a las siete de la mañana con la mochila, para ir a entrenar en cuanto salimos de trabajar, y no llegamos a casa hasta las once de la noche. Ese es nuestro día a día. Por no hablar de viajes. Nos levantamos a las cuatro de la mañana para ir a Galicia, jugar el partido y volver después.

¿Se sienten apoyadas?

-En cuanto al club no nos podemos quejar, porque el Txantrea ha hecho todo lo que ha podido desde el primer minuto. El hachazo va más para el Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento de Pamplona. No valoran que somos el único equipo femenino en la elite y la subvención es de risa. Si quieren estar orgullosos de un equipo, deberían ayudarnos para mantener el equipo en Primera. En ese sentido, estamos defraudadas. Cuando subimos todo era muy bonito, nos dieron muchos premios... Pero menos premios y más ayudas económicas, para competir en igualdad de condiciones.

En el plano deportivo no se puede quejar. Ha anotado prácticamente la mitad de los goles de su equipo.

-La faceta goleadora recae sobre mí, pero no tengo ninguna presión. No soy una killer, una jugadora que mete una de cada dos ocasiones, pero no me importa asumir la responsabilidad. Cada una tiene su rol. Lo ideal sería no depender tanto de una persona. Y eso nos está mermando. En fútbol sala es difícil ganar marcando sólo un gol.

Estar en la elite es una oportunidad para trabajar la cantera.

-Sí. Subir ha sido el punto de inflexión en el Txantrea. Iñaki Mendióroz, nuestro coordinador, ha creado un equipo sénior y en ello estamos. En Navarra la mayoría de las chicas se inclinan por el fútbol y es difícil que recalen en fútbol sala.

Maite Garde fue un ejemplo.

-Sí. Yo he jugado a fútbol toda la vida, estuve en Primera en el Lagunak, pero veía que el fútbol se estaba muriendo. Mi hermana jugaba en Orvina a fútbol sala y me llamaron. Para jugar a fútbol a buen nivel tenía que haberme ido fuera y no me apetecía. No me arrepiento del cambio.

¿Cómo fue el paso del fútbol al sala?

-Mi primer año fue de adaptación. Aprendí mucho de las jugadoras, del entrenador, porque hay que olvidarse de todos los conceptos tácticos del fútbol. Al día de hoy ya me considero una más. Es de risa que la central del fútbol sea pichichi en fútbol sala. Me quedé con la espina de jugar sólo un año en Primera en fútbol, pero no me gustaría salir de Pamplona y tengo 29 años. De momento sólo pienso en mantenernos con el Txantrea.

¿Se está potenciando el fútbol sala?

-A raíz de que llegara Rafa del Amo a la Federación, se está apostando por el fútbol sala. Yo entreno a un equipo de 13-14 años y por ahí hay que trabajar. Y que haya un referente.

¿Su sueño sería dedicarse al deporte que le gusta en Pamplona?

-He tenido la posibilidad de irme fuera cobrando, pero es muy triste que aquí no se apueste por eso y fuera sí. Es lo que ha pasado con las chicas de Navarra que juegan a fútbol. Es una pena que chicas buenas se tengan que ir a jugar fuera porque aquí no hay proyectos ni dinero para poder dedicarte a ello.

las claves

la protagonista

Fecha y lugar de nacimiento. 26-10-1987, Pamplona. Vive en Nuevo Artica, aunque se considera de Mendióroz.

Trabajo. Socorrista en Mas Quatro.

Trayectoria. En fútbol, Burladés, Amaya, Lodosa, Mariño (Irun), Osasuna y Lagunak (en Primera). En sala, Orvina (dos años en Primera) y Txantrea. Ha jugado en las selecciones navarras.

“Es de risa que una central de fútbol sea la pichichi en fútbol sala, pero es así”

maite garde

Jugadora del Txantrea