El 3,5% que más gana aporta el 27,45% de la recaudación total

Las 87 personas con ingresos superiores a 600.000 euros pagaron el año pasado 30,3 millones

Viernes, 7 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Pamplona- Pocos impuestos, o quizá ninguno, hay más progresivos que el IRPF, que el año pasado pagaron más de 471.000 contribuyentes, pero que, en realidad, es sujetado por unas 200.000 personas y con una aportación muy diferente en función de los ingresos. El 3,5% que más gana y que presenta bases liquidables superiores a los 45.000 euros aporta más del 27% de la recaudación total. Y entre las 87 personas con bases liquidables superiores a los 600.000 euros aportaron nada menos que 30,3 millones.

Los datos del gráfico de la página izquierda ofrecen una idea de la capacidad recaudatoria de un tributo que el año pasado permitió a Hacienda Foral anotarse una cuota íntegra de 1.516,15 millones de euros, a la que hay que aplicar las deducciones y retenciones. Y, sobre todo, permiten vislumbrar la muy distinta incidencia del tributo según los ingresos de cada uno. Así, el 55% de los contribuyentes, con una base liquidable inferior a 12.000 euros, aporta apenas el 10% del total. Son las clases medias, entendiendo esta definición de manera amplia, las que soportan la mayor parte de un impuesto que recibe también una inyección importante desde los sueldos más elevados. Así, 933 personas con bases comprendidas entre los 120.000 y 180.000 euros pagan en concepto de IRPF 44,9 millones de euros, lo que supone más de 45.216 euros cada uno.

La cifra media se va engordando en los siguientes escalones, conforme disminuye el número de contribuyentes. Apenas 444 personas (337 de ellas hombres) declaran bases entre 180.000 y 300.000 euros. Y su factura media roza los 77.000 euros, mientras que para quienes declaran entre 300.000 y 600.000 euros (207 personas, 155 de ellas hombres) pagan de media más de 131.000 euros al año. Y para quienes más ingresaron (bien por salarios o por otros motivos a veces excepcionales, como una venta de participaciones) la factura roza los 350.000 euros a cada uno, de lo que se deduce que buena parte de esas bases supera holgadamente los 600.000 euros.

los cambios de 2016Los datos se corresponden la campaña de 2015 y no tienen por tanto en cuenta los efectos de la reforma fiscal que se aplica en la actual campaña y que busca precisamente gravar en mayor medida a las rentas con bases liquidables superiores a los 32.000 euros. “La reforma fiscal aprobada es ambiciosa”, reconoció Luis Esáin, director general de Hacienda, quien presentó la campaña de este año en compañía de Mikel Aranburu, consejero de Hacienda y Política Financiera, quien destacó que los cambios tratan de dotar al sistema de mayor progresividad y de una mayor capacidad recaudatoria, tal y como recoge el acuerdo de gobierno. Así, la campaña del IRPF incorpora distintas novedades, que afectarán a miles de contribuyentes. Por ejemplo, aquellos que superen los 32.000 euros de ingresos verán como el tipo que se les aplica se incrementa de forma progresiva entre 0,5 y cuatro puntos.

Del mismo modo, las reducciones sobre la base por mínimo personal, mínimo familiar y por cuidado de descendientes pasan a ser deducciones en cuota, un cambio que supone regresar a lo que ya existía en Navarra hace casi dos décadas y que pretende que quienes mayor base tenga no se vean más beneficiados. El impuesto ajusta asimismo a la baja la base liquidable para rendimientos inferiores a los 32.000 euros, dota de una mayor progresividad a la tarifa especial del ahorro y se modifica también el cálculo de la deducción por trabajo. - J.A.M.