Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
viajar con mascotas

Un compromiso de fidelidad incondicional para toda la vida

Dedicación La tenencia de un animal de compañía requiere de una serie de responsabilidades y cuidados básicos para su correcta salud y bienestar

Viernes, 7 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

El vizsla o braco húngaro es una raza de perro utilizada para la cacería o como animal de compañía. D.n

El vizsla o braco húngaro es una raza de perro utilizada para la cacería o como animal de compañía. D.n

Galería Noticia

El vizsla o braco húngaro es una raza de perro utilizada para la cacería o como animal de compañía. D.nLos periquitos son aves fáciles de cuidar y les encanta la compañía. D.N

Natalia Biurrun

Ellos lo dan todo y se convierten en un miembro más de la familia. Se les atiende, se les mima, reciben atención y cuidados y, a cambio, recibimos un amor incondicional que dura toda la vida. Sin embargo, cada año cientos de animales de compañía son desahuciados de sus hogares y abandonados a su suerte. En 2015, un total de 104.501 perros y 33.330 gatos fueron recogidos por las sociedades protectoras en España, una cifra que desciende modestamente, pero que sigue siendo muy elevada. Del total, un 44% fueron adoptados y un 19% fueron devueltos a sus propietarios, gracias a su identificación con microchip. El 14% de los animales abandonados siguieron viviendo en la protectora y el 10% fueron sacrificados. Las razones principales de entregar un animal en un refugio fueron el comportamiento (15%), seguidos de camadas no deseadas (14%) y los factores económicos (12%). A esta lista de razones se añade el fin de temporada de caza (10%) y el cambio de domicilio (9%).

Atender las necesidades

Para prevenir y minimizar el impacto de abandono, el propietario debe asumir que adquirir un animal de compañía requiere una serie de obligaciones y responsabilidades, ya sean sanitarias, económicas o humanas.

En primer lugar, cabe señalar que tener un perro, un gato o cualquier otro ser vivo requiere y exige tiempo. Dedicarle amor y ternura no es suficiente, ya que resulta imprescindible dotarle de los cuidados básicos de alimentación e higiene. Cada mascota requiere unas necesidades concretas como cepillado, aseo y nutrición, por lo que a la hora de decantarse por una raza u otra es conveniente informarse y conocer las características del animal y la lista de cuidados recomendados por los veterinarios. De esta manera, la elección se ajustará mejor a las exigencias de cada uno, tanto afectivas como económicas porque la tenencia de un compañero requiere afrontar un gasto de dinero para su salud y bienestar.

Por otro lado, señalar que como propietario se deben cumplir con la implantación del microchip (en perros), certificado de buena salud, cartilla sanitaria y llevar al día las vacunaciones, así como acudir al veterinario en cuanto se observe algún síntoma anormal. No obstante, la vacunación y la desparasitación es otro aspecto fundamental a tener en cuenta. Los gatos y perros deben tratarse contra parásitos internos cada 3 meses, y muy especialmente cuando son cachorros y antes de vacunarse. También existen parásitos externos, como pulgas y garrapatas, que se erradican utilizando productos apropiados. Ya opcional, entra la esterilización, que en el caso de los machos, disminuye las peleas con otros perros, las fugas de casa, incluso tendencias como marcar con orina o montar. En el caso de las hembras, elimina el celo, la posibilidad de pseudogestación, reduce la incidencia de tumores de mama, así como los maullidos (en gatos) y otras conductas propias del celo.

Requisitos

Documentación:Se recomienda consultar al veterinario los papeles necesarios. Para viajar por la Unión Europea, el colegiado expedirá un pasaporte y para moverse fuera de Europa, el veterinario emitirá además un certificado sanitario, para el que realizará una extracción de sangre.

En coche: Es obligatorio disponer de un sistema de sujeción que evite la invasión del animal en el espacio delantero del conductor.

En avión: Se recomienda consultar las normas internas de cada compañía, ya que existen diferencias en cuanto a la medida y el peso. Algunos destinos no admiten mascotas en sus vuelos, independientemente de tener toda la documentación sobre la salud del animal y del certificado sanitario expedido por el veterinario, por lo que resulta conveniente informarse antes de comprar los billetes.

En barco: Los animales suelen viajar en una parte del barco destinada específicamente a las mascotas y acondicionada con casetas individuales.

En tren: En los de cercanías se permite la entrada de gatos y perros sin límite de peso, siempre que no se oponga algún pasajero. Los perros deben llevar bozal e ir sujetos con correa. Si son pequeños, pueden viajar en un transportín. En trenes de media y larga distancia y AVE, solo se admiten mascotas que no pesen más de 10 kg y que viajen en un transportín.