Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Barkos apuesta por un tren de altas prestaciones y reprocha a UPN que “llegue tarde y mal”

La presidenta critica que los regionalistas “jamás redactaron una coma” en contra del viejo modelo de la alta velocidad
Ayerdi ve “absolutamente sensato” seguir dando pasos con Fomento para superar el convenio

Andoni Irisarri | Javier Bergasa - Viernes, 7 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

La presidenta del Gobierno, Uxue Barkos, en una de sus intervenciones en el pleno.

La presidenta del Gobierno, Uxue Barkos, en una de sus intervenciones en el pleno. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

La presidenta del Gobierno, Uxue Barkos, en una de sus intervenciones en el pleno.

pamplona- Si Uxue Barkos se hubiese tomado al pie de la letra la invitación a “subirse al tren de la alta velocidad” que ayer le lanzó Javier Esparza, la presidenta no hubiese ido muy lejos. Al menos, si el futuro de esa infraestructura dependiese de la habilidad negociadora del dirigente de UPN, quien se ha afanado esta semana por vender como un logro mayúsculo la promesa supuestamente arrancada a Rajoy para licitar 15 kilómetros más del tramo Castejón-Campanas, aunque estas obras no tengan ni visto bueno técnico ni dotación financiera en los Presupuestos Generales del Estado para 2017, ni tampoco sitio en un convenio, el de 2010, que ya está completamente superado por la realidad. Quizá por eso, en su turno de réplica, la presienta de Navarra reprochó a Esparza que en todo lo relativo al tren, UPN llega “tarde y mal”, y que los tiempos en los que los regionalistas prometían locomotoras a 300km/h y sólo para pasajeros han pasado a mejor vida.

En una semana marcada por la “clamorosa” bajada de la inversión en infraestructuras prevista por el Estado en sus Cuentas Públicas para este año, Barkos volvió a reiterar en el pleno del Parlamento de ayer que el corredor navarro por el que apuesta el actual Gobierno foral tiene que ser, necesariamente, viable, mixto, sostenible y con salida a Europa. “Queremos un corredor para el conjunto de la ciudadanía, para su desarrollo económico, para personas y mercancías, para tener salida a Europa, con estándares internacionales”, señaló Barkos. Un modelo que, recordó, nunca plantearon los regionalistas, enrocados en el modelo “Madrid-Sevilla”. “UPN jamás redactó ni una coma de un modelo de altas prestaciones. Se ha apuntado tarde y mal. Sólo preveía el transporte de pasajeros a 300 km/h. Frente al tren de ningún sitio a ninguna parte, nuestra propuesta es la de las comunicaciones ferroviarias que van a diseñar el futuro de Navarra”, concluyó la presidenta. Sin embargo, para Esparza todo lo que no sea alta velocidad suena a renuncia. De hecho, cree que en realidad lo que pasa es que “Araiz tiene atada a la presidenta” y que si por “EH Bildu fuera volveríamos a las locomotoras de vapor”. Eso sí, el presidente de UPN todavía no ha sido capaz de aclarar si los acuerdos con Rajoy, y más concretamente la licitación de más obra, se harían bajo el convenio de 2010 que paró tres años más tarde el Gobierno central por su inviabilidad o bajo otra fórmula.

lo sensato, un nuevo convenioDe momento, el vicepresidente económico, Manu Ayerdi, aseguró ayer también a cuenta del TAP que “lo absolutamente sensato” es continuar por la senda marcada el 31 de enero, cuando mantuvo la primera reunión con el ministro de Fomento, Íñigo De la Serna. En ese primer encuentro ya se empezó a trazar la hoja de ruta “definida por el Gobierno de Navarra y perfectamente alineada con la Administración central”, y que se volverá a retomar cuando De la Serna acceda a tener la nueva reunión que Ayerdi solicitó formalmente el martes.

Lo importante, según recordó ayer el vicepresidente económico, es la sintonía que existe entre ambas administraciones para superar el convenio, y no dar ningún paso antes que redefinir por completo la hoja de ruta. Algo que, sin embargo, no parece haber quedado tampoco claro en el PSN, ya que Santos Cerdán hizo suyos los argumentos de Esparza y dijo que el acuerdo entre UPN y PP es “trabajo adelantado” para que el Gobierno pueda retomarlo.

Fue el contrapunto a la intervención de Adolfo Araiz (EH Bildu), que se mostró en contra de la alta velocidad e incidió en la necesidad de “definir un modelo ferroviario para Navarra”.

“No sirve para nada el viejo proyecto que UPN, PSN y PPN han venido planteando. Es un tren que va de ningún sitio a ninguna parte. El convenio está obsoleto e incumplido por una de las partes y el Gobierno de Navarra tiene que denunciarlo, sólo mostrar su oposición a él. Resucitar el proyecto va a empeorar sin ninguna duda la eficacia de la movilidad de las personas”, advirtió.