Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
La juez ve creíble la versión policial

Absueltos dos policías a los que se acusaba de dar porrazos a un detenido en comisaría

La juez destaca las contradicciones del denunciante y ve creíble la versión policial

Enrique Conde - Viernes, 7 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Fachada de la comisaría de la Policía Nacional.

Fachada de la comisaría de la Policía Nacional. (CEDIDA)

Galería Noticia

Fachada de la comisaría de la Policía Nacional.

PAMPLONa- La titular del Juzgado de lo Penal número 3 de Pamplona ha absuelto a dos policías nacionales, destinados en la comisaría de la capital navarra, de un delito de lesiones que se les imputaba por parte de un detenido, que denunció que en 2011 había sido objeto de múltiples porrazos cuando se encontraba en dependencias policiales tras ser arrestado por un asunto de violencia de género.

El denunciante, de origen dominicano y de 34 años, con 17 de ellos de residencia en España, negó haber insultado a los policías en el traslado a comisaría y reconoció que llamó a una de las agentes “mi reina”, comentario que molestó a la aludida y que motivó, según él, la reacción violenta de uno de sus compañeros, que “empezó a darme porrazos”.. El joven padece secuelas que limitan sus ocupaciones habituales y que le han llevado a solicitar una incapacidad laboral. La acusación particular pedía para los policías cuatro años de cárcel por un delito de lesiones, pero el fiscal reclamó la absolución por no considerar creíble la versión del denunciante.

La juez tampoco considera acreditados los hechos que este denunció y que, por tanto, no se ha probado que “la víctima no atendiera al requerimiento de guardar respeto a la agente, ni que por ellos los dos imputados comenzaran a aporrearle ni le tiraran al suelo y le ocasionaran las lesiones que presenta”. Ocurrió en diciembre de 2011 después de que la Policía se presentara en su domicilio por un posible caso de violencia de género y se le arrestara al tener pendiente una orden de detención y de prisión.

195 días en curar de sus lesionesLa juez reconoce que cuando el joven se encontraba en una dependencia policial en compañía de varios agentes, se produjo un enfrentamiento físico entre él y los policías, a resultas del cual el joven sufrió un traumatismo craneal y graves fracturas en un brazo, lesiones por la que tardó 195 días en sanar y que le han dejado una artrosis postraumática en las manos y muñecas. Los dos policías resultaron también lesionados, uno con una contusión malar, otra costal, una contractura cervical y una contusión en la mano. Tardó en curarse dos meses. Y su compañero tardó cinco días en recuperarse de las contusiones que tenía en la mano y muñeca derechas.

La juez dice que, como expone el fiscal, las versiones entre denunciante y procesados son contradictorias y se trata, por tanto, de una cuestión “de credibilidad”. Y ahí es donde considera más creíble la versión de los agentes acusados. Según recuerda, por las declaraciones de los policías procesados en instrucción y en el juicio, y de sus compañeros, su versión apenas presenta contradicciones y “en todo caso el agente siempre manifestó que no acometió directamente al denunciante y que intentó inmovilizarlo con las manos negando en todo momento haber utilizado la porra, manifestando además que es imposible en un espacio tan pequeño como el que se encontraban con el detenido utilizar la porra por que se hubieran golpeado entre ellos así como a las paredes”. Referían igualmente el comportamiento agresivo del arrestado.

Sobre este, ahora denunciante, la magistrada resalta sus contradicciones ya que “no fue capaz pese a manifestar que conocía a los agentes de otras actuaciones, de identificar a los agresores. Su pretendido reconocimiento en sala no resulta creíble dadas sus contradicciones también sobre la mecánica de los hechos”. Y ello, advierte la juez, pese a que el informe forense entiende “compatible” las lesiones que presentaba el denunciante con una posible defensa de una agresión como la que narraba. Pero dicho informe, dice la juez, fue matizado en sala ya que “las lesiones pudieron producirse en el forcejeo dependiendo de la superficie sobre la que cayera el joven y se diera. El informe forense no es concluyente sobre la mecánica comisiva de las lesiones siendo posible la mecánica expuesta por los agentes (le agarraron de los brazos y forcejearon, golpeando mesa, sillas, pared y cayendo al suelo), agentes que presentan lesiones compatibles con su versión de los hechos y la producción de las mismas por parte del denunciante, que manifestó que en momento alguno golpeó, se puso agresivo o se resistió”.