Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El CHN estrena una unidad de recuperación post-anestesia con el doble de espacio

El número de boxes se amplía a 15 y el paciente gana en seguridad y confort

Amaia Rodríguez Oroz Iñaki Porto - Viernes, 7 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Domínguez, junto al equipo profesional de la URPA, durante su visita a las nuevas instalaciones.

Domínguez, junto al equipo profesional de la URPA, durante su visita a las nuevas instalaciones.

Galería Noticia

Domínguez, junto al equipo profesional de la URPA, durante su visita a las nuevas instalaciones.

pamplona- El Complejo Hospitalario de Navarra (CHN) estrena, a partir del lunes en el antiguo Hospital Virgen del Camino, una nueva unidad de recuperación post-anestésica (URPA), que amplía casi el doble el espacio disponible hasta ahora y mejora las condiciones de trabajo de los profesionales y la seguridad, además del confort de los pacientes. El consejero de Salud del Gobierno de Navarra, Fernando Domínguez, visitó ayer las instalaciones, ubicadas en la primera planta del edificio general, junto a la nueva zona quirúrgica, los quirófanos maternales y la futura unidad de cirugía mayor ambulatoria, lo que favorece traslados más rápidos y un mejor control de los cuidados. En la visita, estuvo acompañado por el gerente del CHN, Antonio Merino, por el subdirector quirúrgico, Jon Ariceta, por la subdirectora de Cuidados de Procesos Quirúrgicos y Recursos Materiales, Concepción Moreno, por el jefe del servicio de Anestesia, Miguel Salvador, la jefa del Área de Bloque Quirúrgico, Montse Díaz, y por la jefa de unidad de Enfermería de Anestesia y Reanimación II, Cristina Arcaya.

La nueva URPA cuenta con una superficie de 364 metros cuadrados, en los que se encuentra una nueva sala de despertar más espaciosa con 229 metros cuadrados, que ha permitido un aumento de atenciones simultáneas, pasando de los 9 boxes actuales a 15. “Con este nuevo espacio, el personal sanitario va a poder trabajar de forma más estable y prestar una mejor atención a los enfermos”, indicó Miguel Salvador, jefe del servicio de Anestesia, quien agregó que el eje de su actividad “siempre es el enfermo”, por lo que a partir de ahora “con el mayor número de camas se podrá dar más atención a un mayor número de enfermos durante más tiempo, sin estar condicionados por el reloj, el concepto de cama caliente”.

Uno de los boxes está acondicionado para situaciones especiales cuando las necesidades del paciente lo requieran, que podrá estar acompañado, preservando a su vez la intimidad. “En realidad, con el mayor espacio en todos los boxes se gana más intimidad, que es uno de los aspectos que más preocupa hoy en día”, agregó Javier Yoldi, jefe de la sección de Reanimación y Urgencias. De igual modo, se han habilitado dos almacenes de farmacia y material fungible, dos vestuarios, dos despachos y dos habitaciones para médicos de guardia, así como una sala de trabajo y una zona de descanso de personal. También se han acondicionado tres locales de uso diverso (lencería, local de sucio y local de limpieza).

Por otro lado, la antigua URPA se utilizará a partir de ahora como una unidad de Cirugía Ambulatoria de transición. “Vamos a hacer una Cirugía Ambulatoria porque la actual ya no da el servicio suficiente y aprovecharemos este espacio para ello, a la espera de que se hagan las obras pertinentes en la antigua UCI, con lo que podremos operar más, a más enfermos y que estos puedan irse a casa lo antes posible, ya que es donde mejor está”, subrayó Salvador.

modernización de los equiposDurante 2016 se adquirió equipamiento, tanto electromédico como general, por valor de 413.000 euros y se procedió a su instalación con objeto de modernizar los equipos tecnológicos. Entre estos, destaca la incorporación de un nuevo sistema centralizado de monitorización de pacientes que facilitará a los profesionales su seguimiento y control. Otros elementos relevantes son los nuevos cabeceros de camas y torres con instalaciones ancladas al techo que incorporan brazos para el soporte de monitores, bombas y equipos electromédicos, un ecógrafo, dos respiradores y un monitor desfibrilador con marcapasos.

atenciones anuales

5.400 pacientes. La unidad de recuperación post-anestésica atiende cada año a una media de 5.400 pacientes, a los que prevee de cuidados inmediatos tras someterse a cirugías o procedimientos diagnósticos o terapéuticos, bajo anestesia general, regional o sedación profunda. Supone una atención continua, especializada, integral y personalizada.