Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Juzgan a un chatarrero por comprar cartón a una red que lo robaba de contenedores

La Fiscalía no ve delito pero la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona pide 18 meses de cárcel e indemnización

Los autores del hurto, en paradero desconocido

Enrique Conde - Viernes, 7 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Cartones de envoltorio de distintos juguetes, amontonados en un contenedor de Pamplona.

Cartones de envoltorio de distintos juguetes, amontonados en un contenedor de Pamplona. (UNAI BEROIZ)

Galería Noticia

Cartones de envoltorio de distintos juguetes, amontonados en un contenedor de Pamplona.

pamplona- Sustraer el cartón y el papel depositado en el interior de los contenedores es un delito si el beneficio supera los 400 euros. Así lo dictó la Sección Primera de la Audiencia a finales de 2014 después de reabrir una causa contra unos ciudadanos de origen rumano que se dedicaban al hurto continuado de estos elementos. Luego lo revendían en distintos gestores de residuos. Era su modus vivendi, que la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona denunciaba a menudo por el perjuicio causado. Sin embargo, ayer, en el Juzgado de lo Penal número 3 de Pamplona, no se juzgaba el hurto de cartón, ya que de hecho ninguno de los integrantes de aquella red está localizable (las faltas cometidas por la mayoría de ellos había prescrito y otros dos están en paradero desconocido). A quien la MCP llevó a juicio fue a un chatarrero de Ansoáin por adquirir el cartón y papel a estas personas. Le piden 18 meses de cárcel y una multa de 21.600 euros. La discusión es si sabía que lo sustraían de los contenedores (uno de los miembros de la red llegó a depositar en el chatarrero 80 toneladas de papel) y si lo compraba a un precio inferior de mercado (0,6 €/kilo).

fiscal no acusaLa Fiscalía, no obstante, entiende que no hay delito alguno por parte del receptor de la mercancía, ya que no se ha acreditado que el acusado conociera el origen ilícito del mismo. De hecho, en varias de las inspecciones realizadas en las instalaciones del acusado por parte de la Guardia Civil, no quedó probado que se le advirtiera de dicho ilícito. El vacío legal en este particular era importante hasta estas actuaciones y, de hecho, nunca se llegó a arrestar a la banda aunque se les viera in situ robar en los contenedores. Las policías municipales les sancionaban administrativamente, pero no les llevaban al juzgado. En cuanto al acusado, de lo único que le advirtió el Instituto Armado fue de que tenía que informatizar los registros para certificar el volumen de su actividad. La Mancomunidad le acusa de que, como demostraban diversos seguimientos por parte del Seprona en abril y mayo de 2014, obtuvo un beneficio de 47.000 euros. La defensa alega que a veces esos seguimientos perdían de vista a los ladrones.

Los informes jurídicos del Gobierno y la Mancomunidad interpretan que el papel y cartón debe ser depositado en los contenedores y que de la recogida de los mismos se encarguen los entes locales. El acusado dice que él no preguntaba por el origen del cartón porque “no veía problema en ello” y que pensaba que lo traían de empresas o domicilios. “No me extrañaba que trajeran tanta cantidad de cartón, la gente se gana la vida como puede”, señaló el procesado, con amplia experiencia en el sector y estudios básicos.