Asiron pide al Gobierno "altura de miras" tras el desarme de ETA

El alcalde aboga por "conjugar" la "reparación" a las víctimas con "pasar página, lo que no supone en modo alguno olvidar"

EFE - Viernes, 7 de Abril de 2017 - Actualizado a las 12:30h

El alcalde de Pamplona, Joseba Asiron.

El alcalde de Pamplona, Joseba Asiron. (EFE)

Galería Noticia

El alcalde de Pamplona, Joseba Asiron.

PAMPLONA. El alcalde Pamplona, Joseba Asiron, afirma que el desarme de ETA hará de la jornada de mañana "un día histórico", aunque también el Gobierno tiene que "dar pasos" con "altura de miras" y será necesario además "conjugar" la "reparación" a las víctimas con "pasar página, lo que no supone en modo alguno olvidar".

Asiron, que mañana no irá a Bayona por problemas de agenda, aunque le hubiera "gustado", afirma que este 8 de abril será un "día histórico y un día histórico además en el sentido estricto de la palabra" porque "es la desactivación efectiva e irreversible de una actividad armada que empezó hace 59 años".

Incluso considera que "más allá de eso, es también la ratificación de que esa violencia política, que surgió en un contexto totalmente diferente, no tiene cabida y está fuera de lugar en la actualidad".

Este sábado "se va a sancionar un proceso" que antes ha tenido otros "hitos" protagonizados por ETA, recuerda, y cita "el cese definitivo de la lucha armada en 2011" o "el último atentado en 2009", por lo que está "persuadido de que este proceso es irreversible, no tiene vuelta a atrás".

Por ello está también "convencido" de que la disolución de ETA "es algo necesario y se producirá" dentro del "proceso ordenado" que la banda está siguiendo.

"A mi desde luego me hubiera gustado que fuera más rápido pero hace falta que todos nos creamos que estamos en un nuevo escenario. La paz no es solo ausencia de violencia", precisa, y agrega que "se están dando los pasos necesarios, y era hora de que se dieran, pero deben ir acompañados y acompasados por otras medidas, como el final de la política penitenciaria o de los tribunales de excepción".

Para Joseba Asiron "nadie puede dudar de que el ciclo violento de ETA ha terminado", lo que implica, insiste, que "todos debemos situarnos en el nuevo escenario. Y quiero pensar que primarán la altura de miras y la madurez política, y que el Gobierno comenzará a dar pasos".

Consciente de que "las víctimas son siempre la parte débil y sensible", se muestra igualmente "convencido de que cuando todo esto termine lo único que quedará será el dolor de sus familiares".

"Además estoy persuadido de que, como ha habido distintos tipos de violencia y, consecuentemente también, diferentes tipos de víctimas, si algo une a todas, a Tomás Caballero (concejal de UPN asesinado por ETA) o a Germán Rodríguez (muerto de un disparo de la Policía en los sanfermines del 78) es que sus familias tienen el mismo dolor".

Asiron destaca igualmente que "entre las víctimas hay distintas opiniones" y comenta que él ha asistido a "encuentros entre víctimas de ETA y víctimas de otras violencias, como la derivada de la actividad de funcionarios del Estado, en los que les he oído hablar y les he visto abrazarse".

Por eso defiende que es preciso "saber conjugar la debida reparación, verdad y justicia con ser capaces de pasar página, lo que no supone en modo alguno olvidar, y aprender de los errores para empezar a construir una Euskal Herria para nuestras hijas e hijos".

Para que "sean capaces de vivir, de discrepar, de defender todas las ideas, también por supuesto las justa reclamaciones del derecho a decidir y la devolución de los derechos históricos de este pueblo, por vías estrictamente pacíficas", comenta.

"Y alguna vez sí será posible" un relato compartido, pero "tenemos que dejar que, en la media de lo posible, cicatricen las heridas", apunta el alcalde de Pamplona en este caso "como historiador".

De lo que no opina es de si el modelo de desarme de ETA que se ha diseñado permitirá o no esclarecer numerosos atentados aún sin resolver, y es que, subraya, "el esclarecimiento transciende lo político y entra más en lo policial", aunque sí asevera que "cualquier familiar de una víctima debe poder conocer las circunstancias en las que perdió a su familiar y por el momento no ha sido posible en muchas casos, ni de víctimas de ETA ni de otro tipo".