Se alza con el triunfo en arrate

Valverde exhibe su poderío

5ª etapa se alza con el triunfo en arrate y llega a la contrarreloj de hoy como maillot amarillo

Ramón Orosa - Sábado, 8 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Valverde, celebrando su triunfo de ayer, por delante de Roman Bardet (a la derecha en la imagen).

Valverde, celebrando su triunfo de ayer, por delante de Roman Bardet (a la derecha en la imagen). (EFE)

Galería Noticia

Valverde, celebrando su triunfo de ayer, por delante de Roman Bardet (a la derecha en la imagen).

EIBAR. Alejandro Valverde(Movistar) exhibió su enorme poderío en la subida al Alto de Arrate, donde se impuso al esprint en el grupo que llegó por delante a la meta de la etapa reina de la 57 Vueltaal País Vasco y además se hizo con el liderato de la carrera que ayer partió de Bilbao en la quinta etapa.

Con la de ayer, Valverde suma 105 victorias, de ellas ocho triunfos y dos vueltas -Andalucía y Catalunya- en este 2017. Además repite éxito en el alto en el que también ganó y se puso líder en la Vuelta a España 2012.

Valverde se impuso ayer en la meta en el grupo de cinco corredores que ha llegado por delante y con el que transitó hasta los últimos metros Alberto Contador (Trek). Quien, sin embargo, acabó sexto y cediendo tres segundos en la llegada.

Tras el de Las Lumbreras, cruzaron por debajo de la pancarta de meta, con el mismo tiempo, el colombiano Rigoberto Urán (Cannondale), el francés Romain Bardet (AG2R), el sudafricano Louis Meintjes (UAE Abu Dhabi) y el canadiense Michael Woods (Cannondale).

Ya en el último kilómetro se produjo una dura caída de Samuel Sánchez (BMC) cuando lanzaba el esprint para lograr la victoria de etapa. El campeón olímpico de Pekín 2008 se fue al suelo tras arrancar solo y quizás al hacerle una extraño de la bicicleta. Aún así, y muy dolorido, fue undécimo a 34 segundos de Valverde.

El anterior líder, el también español David de la Cruz (Quick Step) fue décimo y cedió 22 segundos en la meta de una etapa decepcionante en sus primeros 134 kilómetros y muy disputada en los seis últimos, en la subida a Arrate por Matsaria, un muro de 4 kilómetros con porcentajes de hasta el 15% de desnivel.

La carrera, como se esperaba se decidirá hoy, sábado, en la crono de la última etapa. Una contrarreloj de 27 km por Eibar con los 7,5 primeros de subida al alto no puntuable de Elgeta, 3,5 de bajada vertical y complicada, y los 16 km finales para especialistas en la modalidad.