“unión sin precedentes” en la negociación del convenio

Continúa el encierro de policías municipales en comisaría

Los sindicatos escenifican una “unión sin precedentes” en la negociación del convenio

Mikel Bernués | Patxi Cascante - Sábado, 8 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Aspecto de la “asamblea continua” el jueves por la tarde. La concurrencia ayer fue mayor.

Aspecto de la “asamblea continua” el jueves por la tarde. La concurrencia ayer fue mayor. (PATXI CASCANTE)

Galería Noticia

Aspecto de la “asamblea continua” el jueves por la tarde. La concurrencia ayer fue mayor.

pamplona- Un nutrido grupo de agentes de Policía Municipal continuó ayer con el encierro en comisaría que arrancó la tarde del jueves, bajo el nombre de “asamblea continua”, como medida de presión en la negociación del convenio. La reivindicación ayer era la misma, y aunque se produjo un nuevo encuentro entre representantes sindicales, responsables del área de Seguridad Ciudadana y Jefatura de Policía, las posturas no se han movido.

Los sindicatos escenificaron ayer la “unión sin precedentes” de la plantilla convocando una rueda de prensa en la misma sala de usos múltiples de comisaría en la que hicieron noche unos 40 agentes. Allí se encontraban, frente a más de 70 compañeros (la concurrencia creció respecto al jueves) Koldo Muñoz (UGT), Maite González e Iñaki Arrondo (SIPNA FEPOL), José Javier Huarte y Sergio Urdiciain (SPPME Navarra) e Iñaki Iglesias (CCOO). Comparecieron para recordar que “jamás vamos a negociar para perder derechos”, dijeron sentirse “marionetas” en manos del equipo de Gobierno y cifraron en un 21% su pérdida salarial en los últimos 10 años, los mismos que lleva el convenio prorrogado. El sueldo base de un agente que acaba de incorporarse es de 1.450 euros netos al mes en 14 pagas, aseguraron fuentes policiales.

También garantizaron que seguirán con este encierro y que recurrirán a cuantas vías legales sean necesarias “mientras no cambie la situación”.

opinión de alcaldíaEl alcalde Joseba Asiron enmarcó ayer el conflicto “en una negociación que afecta a un ayuntamiento y a sus 1.500 trabajadores” y no “como muchas veces puede parecer, una cuestión entre el alcalde y determinado sindicato”. Consideró el encierro de los agentes como un recurso “perfectamente legítimo” e hizo un llamamiento a la calma en la negociación, “una cuestión muy seria” que se prolonga desde hace un año.

“Es una cuestión ardua y que exige muchísimo trabajo y dedicación”, expresó el primer edil, que reconoció que se ha hecho “un esfuerzo muy grande por intentar acercarse a las legítimas demandas de los trabajadores, y creo que por supuesto también los sindicatos con representación lo que hacen es llegar hasta donde creen que pueden llegar”. Por ahora sin acuerdo, aunque llegar a él es “lo deseable y esperable”, consideró.