SEO BirdLife destaca que la sentencia es “un aviso”

La coordinadora considera “blindado” el hayedo de Zilbeti

SEO BirdLife destaca que la sentencia del Supremo que anula el proyecto de Magnesitas es “un aviso” para todo el sector minero

P. Gorría Oskar Montero - Sábado, 8 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Ramón Elósegui, José Luis Beaumont, Juan Carlos Atienza y Juan Luis Martínez Sagardía valoraron ayer la sentencia.

Ramón Elósegui, José Luis Beaumont, Juan Carlos Atienza y Juan Luis Martínez Sagardía valoraron ayer la sentencia. (OSKAR MONTERO)

Galería Noticia

Ramón Elósegui, José Luis Beaumont, Juan Carlos Atienza y Juan Luis Martínez Sagardía valoraron ayer la sentencia.

PAMPLONA. La CoordinadoraMonte Alduide y SEO BirdLife consideran que la sentenciadel Tribunal Supremo que anula definitivamente el proyecto de Magnesitas Navarras SA de extraer mineral en Zilbetisupone que el espacio protegido queda “blindado” para cualquier proyecto minero. Y no solo eso. La sentencia crea jurisprudencia, dijeron ayer, y supone “un aviso para todo el sector minero nacional”, según Juan Carlos Atienza, director de Conservación de SEO BirdLife, porque “ya no todo vale” y las empresas “tendrán que plantearse cambiar el sistema” y sacar el mineral donde legalmente puedan hacerlo, no en zonas protegidas ambientalmente.

La sentencia del Supremo pone fin a diez años de controversia desde que Magna anunció en 2007 su intención de explotar una mina a cielo abierto en el hayedo de Antzeri, en parte dentro de un espacio natural protegido, “el primero del Estado que alcanzó la calificación de ZEC, el máximo grado de protección ambiental”, recordó Ramón Elósegui, de SEO BirdLife.

El anterior Gobierno de Navarra de UPN publicó la declaración ambiental favorable el 31 de diciembre de 2010 y el 3 de enero de 2011 aprobó definitivamente el PSIS. A partir de ahí SEO BirdLife y la Coordinadora Monte Alduide iniciaron un largo proceso judicial que culminó en octubre de 2015 con una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Navarra que anuló la declaración ambiental y el PSIS. El nuevo Gobierno, entonces ya presidido por Barkos, decidió no recurrir, pero sí lo hicieron la empresa Magna, el Ayuntamiento del Valle de Erro y los concejos de Erro, Eugi y Zilbeti. Ahora el Supremo ha desestimado estos recursos y confirmado la anulación del proyecto.

José Luis Beaumont, del equipo de abogados de SEO BirdLife y la Coordinadora Monte Alduide, se refirió a la complejidad del procedimiento y a las zancadillas del anterior Gobierno de UPN, por ejemplo no facilitando los informes internos contrarios al proyecto. En un análisis de la sentencia, aseguró que el eje central del Supremo es la ratificación de que el proyecto minero afectaba a la “integridad” del espacio protegido, en contra del criterio de la empresa, que aducía que solo se iba a extraer mineral en una pequeña parte. De hecho, Beaumont recordó que ha quedado demostrado que el proyecto afectaba a ocho de los diez elementos claves que contenía la declaración ZEC y comprometía 10 de los 16 objetivos de protección.

Otra consecuencia de la sentencia, según el abogado, es que corta “de raíz” cualquier pretensión de los ayuntamientos de catalogar suelos en estos espacios. “La única catalogación urbanística que cabe es suelo no urbanizable de protección”, señaló. También se refirió a la falta del informe preceptivo de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) en la tramitación del proyecto, que afectaba a a varios cauces de agua. “El Gobierno de UPN autorizó el proyecto a sabiendas de que faltaba este informe”, añadió. Tras esta sentencia, Beaumont cree que Magna ya no podrá retomar el proyecto, ni siquiera modificándolo.

Por su parte, Juan Carlos Atienza animó al Gobierno navarro a diseñar un plan de desarrollo sostenible para el Pirineo navarro y demandó la aplicación “completa” de los planes de gestión de la red Natura 2000, así como que aplique “estrictamente” el principio de precaución en estos proyectos de forma que “ante la menor duda de que pueda haber una afección ambiental, no se permitan”.

Más sobre Sangüesa / Pirineos

ir a Sangüesa / Pirineos »