En defensa de la presidenta Uxue Barkos

Salvador Ochoa Pascual - Domingo, 9 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:11h

En 2015 las urnas dieron un giro en favor de una Navarra limpia y para alejarla de la corrupción. El Parlamento de Navarra nombró como presidenta del Gobierno de Navarra a doña Uxue Barkos Berruezo. La oposición de UPN, PSN-PSOE y PPN desde el principio atacaron a la presidenta con la idea de destruirla políticamente. El veneno de estos partidos no se ajusta a la democracia actual en la que Navarra goza de buena salud, a juzgar por los datos que ofrecen las estadísticas. El problema que tiene el PSN-PSOE es de mucho peso ya que fue responsable desde el año 1996 de entregar el poder sin condiciones a los conservadores de UPN que permanecieron 19 años en los que hasta eliminaron la Can. La parlamentaria del PP Ana Beltrán dijo de Bildu que tenían “las manos manchadas de sangre”, una acusación falsa que no se ajusta a la verdad. A Ana Beltrán hay que decirle que en 2002 el PP consistió y aceptó la invasión de Irak, siendo destruido. En todos los lados se salió a la calle gritando “No a la guerra” y el PP hizo caso omiso. ¿Podría explicar a los navarros el motivo del atentado de Madrid en 2003 donde murieron cerca de 200 personas y 1.000 heridos? Esa fue la consecuencia de la invasión de Irak ya que juraron venganza. La manera de actuar de la señora Ana Beltrán en el Parlamento responde al interés personal de dirigir el PPN y vivir de la política. Navarra le importa poco. A Ana Beltrán la manejan algunos militares que son los mismos que se atrevieron a insultar a la presidenta Barkos, algo que es denunciable. No voto desde 1991, año en el que me di cuenta de la corrupción política. Desde 1977 a 1983 participé en política creyendo en una Navarra limpia a través del PSN pero me equivoqué.

Desde estas líneas denuncio personalmente a los militares que ofendieron el honor de nuestra presidenta Uxue Barkos. Me gustaría que esta denuncia a los militares que la insultaron debería estar interpuesta por los miembros del equipo jurídico del Gobierno de Navarra. Si no se les denuncia, se creará un precedente y volverán a hacerlo. Y eso los navarros no podemos tolerarlo.