Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Una concentración masiva para decir adiós a las armas

El ‘Manifiesto de Baiona’ celebra la decisión y reclama el fin de la dispersión de presos

Domingo, 9 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Vista de la concentración celebrada ayer en Baiona y que congregó a miles de personas dentro de la jornada organizada para respaldar el desarme.

Vista de la concentración celebrada ayer en Baiona y que congregó a miles de personas dentro de la jornada organizada para respaldar el desarme. (Foto: Javier Etxezarreta (Efe))

Galería Noticia

Vista de la concentración celebrada ayer en Baiona y que congregó a miles de personas dentro de la jornada organizada para respaldar el desarme.

bAIONA- Con un acto de pretensión sobria y ejecución por momentos bulliciosa -porque el público cuenta-, varios miles de personas echaron ayer la persiana de ETA como entidad armada cuando lo más serio estaba ventilado. Entre el Ayuntamiento de Baiona, prados y bosques. Con la sociedad civilen los depósitos que vació la Policía francesa, la sociedadllegó a Baiona para media mañana, cuando el fresco de primera hora -cuando el Momento M de la entrega del listado en el Ayuntamiento- se había convertido en un calor que superaría los 30 grados y las cervezas combatían la deshidratación.

A la vuelta de las 14.00 horas las calles de Baiona Ttipia recogían el mercadillo y cruzaban camareros que no daban abasto, periodistas acreditados -por encima del centenar largo- y un sinfín de ciudadanos que bañaron de euskera y español el centro neurálgico de la capital labortana mientras echaban los potes. Con unas costumbres horarias muy poco galas, apenas se escuchaba francés, como sí se oiría algo más en la plaza Paul Bert: los francófonos comían ajenos al alterne de Hegoalde. Los más obedientes cumplieron con la recomendación de la organización: llevar comida de casa. La mayoría enfiló hacia la plaza, que fue donde lejos de una mesa copada de platos -es, dicen, donde los vascos zanjamos los asuntos importantes-, terminó el poteo del mediodía.

“Se deben reconocer a todas las víctimas, las

de estas armas y las

de las otras armas”

Manifiesto de Baiona

Documento leído ayer

El acto que sellaba el desarme ante la sociedad arrancó tarde y parte del público, en cierta medida y en algunos momentos, era el de los grandes mítines de la izquierda soberanista en el Velódromo, empezó a entonar, afinó Xalbadorren heriotzean, además de unos irrintzis que contrastaron de plano con la actitud de otra parte de los asistentes y, sobre todo, con lo que los organizadores querían que ocurriera sobre las tablas.

‘Manifiesto de baiona’Allí, arriba del escenario, un grupo de medio centenar de personas presentó lo que denominaron el Manifiesto de Baiona. Un documento con el que representantes de diversas organizaciones que participaron en la denominada “jornada de desarme” reclamaron el fin de la dispersión y la excarcelación de los enfermos. “Todos ganan si la política penitenciaria se vuelca al presente y termina el alejamiento de los reclusos y salen de la cárcel de los presos enfermos. Esto también debe ser posible”, señaló el profesor navarro Fernando Armendariz, que leyó el manifiesto en castellano. “La paz no es la ausencia de violencia, aunque con violencia no puede haber paz, por ello, el desarme es imprescindible”, señaló. La entrega de las armas de ETA “cierra un capítulo de dolor que hay que dejar atrás, pero no sin mirar atrás”, advirtió Armendariz dando lectura a un manifiesto que muestra también su compromiso para “reconocer a todas las víctimas, las de estas armas y las de las otras armas”. Los promotores del texto transmitieron su agradecimiento a los “artesanos de la paz” por la labor realizada y concluyeron que “hay sociedad civil, hay agentes e instituciones dispuestos a facilitar el diálogo que acerque a la consecución de una paz justa y duradera”.

Previamente, dos de estos mediadores, Mixel Berhocoirigoin y Michel Tubiana, leyeron un documento en el que afirmaron que el desarme de ETA debe “facilitar otros pasos” hacia “las víctimas y los presos” de la banda terrorista “para alcanzar una paz justa y sin retorno”. “Todas las víctimas han de estar en el centro del proceso de paz y deben de ser escuchadas y entendidas en su sufrimiento”, advirtieron, al tiempo que indicaron que “sin una revisión crítica del pasado “no se puede construir nada”. El desarme “sin condiciones” debe marcar así “un punto de inflexión entre el pasado y el futuro”. - D.N./Efe