Biografía de un artista atípico y olvidado en su propio pueblo

Nacido en Agramontea, vivió en Argentina, fue deportado a Francia y murió en San sebastián

Domingo, 9 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Isidoro Fagoaga, el año 1912 en Argentina.

Isidoro Fagoaga, el año 1912 en Argentina. (Foto: D.N.)

Galería Noticia

Isidoro Fagoaga, el año 1912 en Argentina.

BERA- Isidoro Fagoaga fue un artista atípico. Nacido en la casa Agramontea del barrio Illekueta de Bera en 1893, a los 14 años se marchó a Argentina, donde residía un tío suyo, quien le había enviado un pasaje de barco. En Buenos Aires, mientras trabajaba en una ferretería, comenzó a estudiar canto. Con 19 años dejó Argentina y se marchó a Italia, donde siguió estudiando canto en Milán y Parma. A consecuencia de la Primera Guerra Mundial, tuvo que regresar a Bera. Gracias a una beca de la Diputación de Navarra concluyó sus estudios en Madrid. En 1919 debutó como cantante de ópera en Madrid, interpretando a Sansón en Sansón y Dalila. Un año más tarde estrenó Amaya, de Jesus Guridi, en Bilbao, y realizó una gira por España y Portugal conLa Walkirya y Parsifal.

La fama le llegó, sobre todo, a partir de 1925. Actuó en los mejores teatros de España, Portugal, Argentina, Estados Unidos, Alemania, y sobre todo Italia. Fue uno de los principales tenores de entreguerras en La Scala de Milán. Se hizo conocido, sobre todo, por representar las óperas de Richard Wagner en italiano.

En 1937, tras tener conocimiento del bombardeo de Gernika abandonó para siempre el canto (luego tuvo ofertas para volver, pero las rechazó) y se exilió en San Juan de Luz. En 1940 fue detenido y arrestado durante un mes en el campo de concentración de Gurs (Bearn), junto a un gran número de refugiados vascos.

Posteriormente se dedicó, principalmente, a la literatura. Fue un referente del pensamiento vasco y de los valores de Euskal Herria. Participó activamente en la reedición y promoción de la revista humanista Cuadernos de Gernika. En 1951 se refugió en Buenos Aires, donde publicó su primer libro, Pedro Garat, el orfeo de Francia.

Los siguientes años los pasó escribiendo. Publicó un total de seis libros y un sinfín de artículos en periódicos y revistas. Regresó a Euskal Herria en 1964 y vivió en Donostia, aunque nunca olvidó su localidad natal. Falleció en la capital de Gipuzkoa en el año 1976. - A. Arotzena