Domingo de Ramos

LA IGLESIA FESTEJA LA ENTRADA | Triunfal de jesús en jerusalén y bendice olivo y laurel, pero menos las palmas de antaño

Un reportaje de Lander Santamaría Fotografía Juan Mari Ondikol - Domingo, 9 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:11h

El ramito de laurel se colgaba a la puerta de las casas para ahuyentar al maligno y a las tormentas.

El ramito de laurel se colgaba a la puerta de las casas para ahuyentar al maligno y a las tormentas.

Galería Noticia

El ramito de laurel se colgaba a la puerta de las casas para ahuyentar al maligno y a las tormentas.

Episodios municipales

En cuatro días (meses) y casi sin enterarnos, hemos pasado de Año Nuevo al Domingo de Ramos, ajenos al Viernes de Dolores que fue anteayer y como ahora se dice de todo, tampoco es lo que era y es que lo mismo es verdad. Hasta hace nada o es lo que nos parece por eso de que “cada cual cree que no cambia y que cambian los demás”, como cantaba Atahualpa Yupanqui (por cierto, de madre vasca de apellido Aramburu), el Domingo de Ramos era fiesta grande en el calendario religioso (lo sigue siendo) y ahora menos, en el popular.

De víspera andaba, andábamos, la calderilla (la chiquillería) toda entera alborotada, a la espera ansiosa de la llegada de los autobuses de La Baztanesa y la Aurrera que nos traían las palmas larguísimas como chopos nos parecía, u otras rizadas con toda clase de artísticas florituras. Mayormente, las palmas largas eran para los chicos y las otras, de auténtico lujo y preciosas como ellas solas, para las chicas.

En aquel entonces se oficiaban misas a montón, desde las siete de la mañana, a las ocho, a las nueve y la Mayor, que era a las once y a la que se acudía a bendecir las palmas y a celebrar la entrada gloriosa y festiva de Jesús en Jerusalén. También había misa en el Colegio de Lekaroz, la que llamaban “de los contrabandistas” porque allí coincidía prácticamente todo el gremio a concretar el funcionamiento de la industria o a comentar alguna incidencia.

A don Luis Garbisu, que desde el púlpito (había dos, uno a cada lado de la parroquial de Santiago Apóstol) siempre llamaba “carísimos” (muy queridos) a sus feligreses, se decía que la misa de los capuchinos en el Colegio de Lekaroz no le agradaba ni poco ni mucho “porque le quitaba parroquianos” y abogaba porque cada baztandarra acudiera a su parroquia y que así era de ley. Las misas se llevaban largas hasta el tobillo en aquel tiempo, tanto como la Semana Santa que tenemos a la vuelta de nada, y la chavalería (los mozos, que ellas siempre se mostraban más piadosas y formales) acababan aburridos a limpio palmazo, primero uno o dos y luego poco menos que en batalla campal hasta que algún pater familiaso algún mayor, nos echaba el alto en voz baja pero con amenazante mirada. Y a parar, qué menos.

Como es de suponer, las palmas llegaban desde Elche en general vía Pamplona, que es increíble lo que la industria artesanal ilicitana es capaz de hacer, auténticas maravillas que se exportan a todo el mundo aunque le huele a uno que el consumo por estos lares ha decaído lo que los viejos usos y costumbres. Las palmas se lucían luego en la procesión del Santo Entierro que en Elizondo promovió don Mauricio Berecoechea, párroco que fue y de reconocida iniciativa. Y después se colgaban en el balcón de las casas, igual que ahora se hace con el laurel que se bendice y además sirve. (Para cocinar).

decreto

la república española

“El Gobierno provisional de la República ha tomado el Poder sin tramitación y sin resistencia ni oposición protocolaria alguna;es el pueblo quien le ha elevado a la posición en que se halla, y es él quien en toda España le rinde acatamiento e inviste de autoridad. En su virtud, el Presidente del Gobierno provisional de la República , asume desde este momento la jefatura del Estado con el asentimiento expreso de las fuerzas políticas triunfantes y de la voluntad popular conocedora, antes de emitir su voto en las urnas, de la composición del Gobierno provisional. El presidente del Gobierno provisional de la República, Niceto Alcalá-Zamora” (Gaceta de Madrid, número 105, miércoles 15 de abril de 1931).

insumergible

mañana zarpa el titanic

El trasatlántico RMS Titanic, el mayor barco de pasajeros del mundo, zarpará mañana, 10 de abril de 1912, de Southampton para recalar primero en Cherburgo (Francia) y luego en Queenstown (Irlanda), antes de poner proa al océano Atlántico en dirección a los Estados Unidos de Norteamérica. Construido en el astillero Harland and Wolff de Belfast, el Titanic es propiedad de la naviera White Star Line, desplaza 46. 328 toneladas de registró bruto, con 269,06 metros de eslora y 28,19 metros de manga, alimentado por 29 calderas alimentadas por 159 hornos de carbón. Entre sus 2.223 pasajeros están algunas de las personas más ricas del mundo, además de cientos de inmigrantes que viajan en busca de una mejor vida en Norteamérica. El buque es totalmente insumergible.