Fase de Ascenso a División de Honor

Al final, cuartas

insatisfechas | la única perdió contra sevilla y tendrá que seguir luchando para ascender

Iñaki Sevillano / Iban Aguinaga - Lunes, 10 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Una jugadora de La Única avanza metros con el balón ante la presión del Universitario Sevilla.

Una jugadora de La Única avanza metros con el balón ante la presión del Universitario Sevilla. (Iban Aguinaga)

Galería Noticia

Una jugadora de La Única avanza metros con el balón ante la presión del Universitario Sevilla.

pamplona- Tampoco pudo ser tercera. El equipo femenino de La Única perdió ayer en la UPNA contra el Universitario Sevilla por 10-16 el partido por el tercer y cuarto puesto y se resigna a seguir luchando para poder afrontar con más opciones la Fase de Ascenso a División de Honor del año que viene.

No fue la Fase de Ascenso soñada por La Única. En un torneo con una clara trayectoria de más a menos, la ilusión generada con la victoria contra Barcelona (12-3) en el primero de los choques quedó marchita tras el meritorio trabajo contra Cisneros y la consiguiente pérdida de opciones de ascenso, en el que ser superior en la segunda parte no compensó la sangría de puntos de la primera (10-17).

Así, sin un objetivo de suficiente rédito que provocara a su coraje, el Universitario Sevilla supo imponer una estrategia simple, pero tremendamente efectiva que hizo desvanecer la supuesta superioridad de las navarras. Las sevillanas no querían complicaciones. Jugaban fuera, ante un rival que buscaba un tercer puesto de consolación. Por ello las patadas con el objetivo de ganar metros y establecer la presión cerca de la línea de ensayo de La Única y así tantear el desacierto local fue su bandera.

Y ondeó muy alto. El inicio del partido fue casi un monólogo de juego en el campo navarro. Sin poder a penas construir transiciones de provecho para escapar de la anotación rival, La Única tuvo que desperezar por obligación, teniendo que afrontar una desventaja de 0-6.

La reacción forzosa tuvo nombre propio: Arantxa. Su patada condujo el empuje local a prácticamente el borde de la línea de anotación sevillana y tras unos momentos de incertidumbre, el ensayo se descubrió inevitable. Envalentonadas por el tino repentino, el equipo de Martín Oreja intentó aprovechar la remontada sin hacer alardes de excesivo acierto y el 10-6 aparentaba demasiado premio.

El Universitario Sevilla no se amedrentó. Lejos de bajar los brazos, adelantó su línea de presión a base de mantener la estrategia que con éxito había ejecutado al inicio del partido y forzó la inquietud en las filas locales que no lograban a culminar transiciones provechosas.

De esta manera, el ensayo de Sevilla gracias a la brega protagonizada por sus gordas vino a confirmar su acierto a la hora de interpretar el devenir del encuentro y ahogó la remontada de La Única, luciendo un 10-11 en el marcador. Las navarras no pudieron afrontar la situación en desventaja y volvieron a ceder otro ensayo sevillano, finalizando el partido con derrota por 10-16.