Mesa de Redacción

Mirar por el retrovisor

Por Félix Monreal - Lunes, 10 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:07h

La escena, según la escueta narración de la nota de la Policía Foral, es la siguiente: una mujer escapa del coche en el que viaja con su agresor;corre campo a través;es golpeada y vuelve a la carretera para pedir auxilio;ningún coche que transita por el lugar se detiene. Esa inhibición de los espectadores de una agresión comienza a ser un signo habitual de una debilidad e indiferencia tan asentada como asumida por la mayoría de la sociedad ante episodios de violencia. Nadie quiere meterse en más problemas que no sean los suyos porque las consecuencias pueden ser indeseadas. Es lo que dicta la experiencia. Al menos, en este caso cercano, habrá que felicitarse porque nadie detuvo su vehículo, sacó el móvil y grabó la afrenta con frialdad y distancia para, eso sí, colgarla después en las redes sociales. Porque esto es lo que se acostumbra, esa es la reacción. Lo hemos visto en agresiones racistas y homófobas en vagones del metro llenos de pasajeros, en apaleamientos grupales a las puertas de locales nocturnos a personas abandonadas a su suerte... La cámara capta con crudeza la furia desatada y el odio irracional de los agresores, pero también la actitud contemplativa y miedosa de los más cercanos, incluido quien toma las imágenes, que no escapan luego a las críticas por su inacción. ¿Pero qué haríamos cualquiera de nosotros en un caso similar...? Quizás seguir mirando la vida por el retrovisor...